Última actualización: viernes, 8 de enero de 2010 - 21:42 GMT

El fútbol comienza el año en África

Seguidores del equipo de Togo

Colores de Togo. Para muchos, el campeonato es un gran espectáculo.

La Copa Africana de Naciones, que se desarrollará en Angola del 10 al 31 de enero, con la participación de 16 países, es una de las citas más excitantes del fútbol internacional.

Como espectáculo suele ser desigual, con ápices de gran calidad y algunos abismos de torpeza, salpicado con muchos arbitrajes lamentables.

Pero la lista de negativos está más que compensada por la pasión que bulle en todo el continente, el más futbolístico de todo el planeta.

Sí, más futbolístico que Europa y América, ya que en estos continentes otros deportes atraen la atención de vastos sectores del público, mientras que una abrumadora mayoría de los africanos sólo está pendiente del fútbol.

En el ámbito americano, la Confederación Sudamericana debe invitar a otros países, en particular México (Gulliver en ese Lilliput que es Concacaf), para aderezar una Copa que ha perdido buena parte de su atractivo tradicional.

Africanos en Europa

El fútbol africano ha tomado un impulso arrollador en los últimos 20 años, aunque el potencial está presente desde mucho antes, cuando Pelé hizo su conocida profecía: “África dará un campeón mundial para el año 2000”.

África dará un campeón mundial para el año 2000

Pelé

Los responsables de selecciones sudamericanas y europeas, que solían recelar de los equipos africanos, ahora los temen, ya que además de su rápida evolución, estarán “en casa” durante el Mundial de Sudáfrica.

Buena parte del atractivo es la participación masiva de jugadores africanos que se destacan en el fútbol europeo, encabezados por el marfileño Didier Drogba, del Chelsea, y el camerunés Samuel Eto’o, del Inter de Milán.

Varios clubes, entre ellos el Barcelona, campeón español, europeo y mundial, perderán a valiosos jugadores en un momento crucial de sus campañas locales.

Temporada de lluvias

El hecho de que la Copa Africana se juegue en enero, en vez de en el receso del fútbol europeo, como es el caso de la Copa América y otros torneos internacionales, provoca desconcierto entre los aficionados.

Didier Drogba

Drogba es uno de los jugadores africanos más destacados en el fútbol europeo.

También concita la indignación de los clubes, que pierden a sus jugadores durante tres o cuatro semanas, a veces mucho más, si se lesionan.

La razón de esto es que junio y julio, los meses que más convienen desde el punto de vista europeo, coinciden con la temporada de lluvias intensas en África Central y Occidental, la región más populosa, con muchos países que tendrían dificultades para organizar el torneo en esa época.

Entre ellos figuran algunos de los más poderosos futbolísticamente (y por consiguiente políticamente): Camerún, Nigeria, Costa de Marfil, Ghana…

El asunto inquieta a la Fifa, presionada por su base política europea.

Sepp Blatter, el presidente del ente rector internacional, ha exhortado a la Confederación Africana (CAF) para que organice la Copa de 2016 en junio o julio, para coincidir con el calendario internacional.

Pero esto, además de las dificultades que la temporada de lluvias significaría para numerosos países, también obligaría a la CAF a otro cambio importante: la Copa debería jugarse en un año impar en vez de par, para no coincidir de pleno con el Campeonato Mundial.

Festival

En el plano estrictamente deportivo, la Copa es un festival para los aficionados.

Michael Essien

El centrocampista del Chelsea, Michael Essien, es de Ghana. Su equipo nacional se enfrentará a Togo el lunes.

Costa de Marfil, favorito para esta 27ª edición de la Copa y el “tapado” más temido por sus rivales en el Mundial de Sudáfrica, es un ejemplo de la rapidez con que está evolucionando el deporte en el continente.

Muchos aficionados creen que el equivalente africano de los “grandes” sudamericanos (Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay) son Nigeria, Camerún, Costa de Marfil y Ghana, pero en esta percepción hay dos errores.

Primero, el gran ganador de la Copa Africana es Egipto, campeón en seis oportunidades; lo siguen Ghana y Camerún (4 veces cada uno), y Nigeria (2 veces).

Además, Costa de Marfil, tan poderosa ahora, solo ha ganado la Copa una vez (1992), aunque su arribo al primer plano futbolístico es arrollador.

Un país independizado de Francia en 1960, desgarrado por una guerra civil (entre 2002 y 2007), de no más de 20 millones de habitantes (similar a Camerún, pero en contraste con Nigeria, de más de 150 millones), es ahora primer favorito para la Copa Africana y noveno favorito para el Mundial de Sudáfrica.

Ya en Alemania 2006, su primer mundial, el equipo era poderoso, pero le tocó el “Grupo de la Muerte”, que clasificó a Argentina y Holanda.

¿Y Egipto, qué?

Nada menos que doce países han ganado la Copa desde su creación, en 1957: aparte de los ya nombrados, han sido campeones Túnez, Sudán, Argelia, Marruecos, Etiopía, Sudáfrica y Congo.

Llama la atención que Egipto, tan fuerte en su continente (ganó la primera copa, como local, y la última, disputada en Ghana) haya tenido menos éxito que los países de África Occidental en el Mundial de la Fifa.

El seleccionado egipcio participó en el mundial de 1934, en Italia, pero sólo pudo clasificarse de nuevo para Italia/90, sin pasar la primera ronda.

La irregularidad es una característica muy llamativa de los equipos africanos: Camerún, Nigeria, Senegal y Sudáfrica no pudieron clasificarse para Alemania 2006. Un comentarista señaló que eso era “como si Alemania, Italia, España e Inglaterra se quedaran fuera del Mundial”.

Aparte de Costa de Marfil, los otros clasificados para 2006 fueron Túnez, Angola, Togo y Ghana.

Esa irregularidad persuadió a algunos comentaristas de que al fútbol africano le faltaba consistencia para los grandes torneos internacionales.

Dos características

Los verdaderos expertos, que son los jugadores y los técnicos, tienen un saludable respeto por los equipos africanos: temen su poderío físico y admiran la calidad técnica de muchos jugadores.

El rendimiento colectivo es una resultante de diversos factores, pero esos dos, capacidad física y calidad técnica, son imprescindibles.

El buen futbolista africano suele combinar las dos características, algo no tan frecuente entre latinoamericanos y europeos.

La Copa Africana comenzará este domingo. Angola, el local, recibirá en Luanda a Malí.

Angola llegó a cuartos de final hace dos años, mientras que Malí fue finalista en 1972.

Los cuartos de final se disputarán el 24 y 25 de enero, las semifinales el 28 y la final el 31, también en Luanda.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.