Última actualización: domingo, 17 de enero de 2010 - 17:49 GMT

Escocia tiene problemas con el alcohol

Un adulto escocés toma al año, como promedio, el equivalente a 46 botellas de vodka, sugurió un estudio.

Joven bebiendo cerveza

La cifra equivale a unos 305 litros de cerveza o 130 botellas de vino por persona cada año.

Esto es un 25 por ciento más que en el resto de Inglaterra.

El estudio, realizado por el Servicio Nacional de Salud de Escocia, NHS por sus siglas en inglés, analizó las estadísticas de ventas de alcohol en el país.

A juzgar por lo que se vendió en el año hasta septiembre de 2009, cada persona mayor de 18 años pudo haber consumido un promedio de 12,2 litros de alcohol puro.

El gobierno escocés dijo que la cifra, que se ha mantenido invariable desde 2005, era el equivalente a 130 botellas de vino por persona.

El estudio sele a relucir justo cuando el gobierno escocés intenta imponer un precio mínimo al alcohol, para tratar de combatir los problemas relacionados con el consumo excesivo.

Precio mínimo

En total, 50,5 millones de litros de alcohol puro se vendieron en Escocia el pasado año, cifra suficiente como para que cada consumidor mayor de 18 años exceda el límite aconsejable de consumo semanal.

Mientras en Escocia el consumo anual por persona fue de 12,2 litros, en Inglaterra y Gales el promedio anual fue de 9.7 litros por persona.

La cifra equivale a un consumo semanal de 3 botellas de vino por persona.

La secretaria de salud escocesa Nicola Sturgeon dijo que ya era hora de que los críticos a la medida de imponer un precio mínimo a las bebidas alcohólicas se dieran cuenta de la escala del problema.

"La evidencia sugiere, añadió, que el aumento del consumo de bebidas alcohólicas en Escocia en décadas recientes está estrechamente ligado a la caída en un 70 por ciento de los precios del alcohol".

el precio mínimo no es una solución mágica, pero es algo que respalda la gran mayoría de organizaciones de la salud

Shona Robinson, ministra de Salud Pública de Escocia

Como consecuencia, insiste, Escocia enfrenta una carga sin precedentes de enfermedades relacionadas con el abuso del alcohol, además del aumento del crimen y la pérdida de la productividad económica.

En este sentido, la ministra de Salud Pública de Escocia, Shona Robinson, dijo a la BBC que "el precio mínimo no es una solución mágica, pero es algo que respalda la gran mayoría de organizaciones de la salud."

"Esta es una oportunidad para hacer algo sobre nuestra relación con el alcohol", agregó.

Actualmente no existe ninguna ley que pueda impedir que los supermercados vendan el alcohol más barato que una botella de agua, y es por eso que es tan fácil que alguien exceda el límite semanal recomendado, por menos de 5 dólares.

Una vocera del partido laborista Jackie Baillie, dijo que considera que el abuso del alcohol es el problema de salud más grave que enfrenta Escocia en estos momentos.

Quienes se oponen a la medida de imponer un precio límite en la venta de alcohol, alegan que de esta forma solo saldrán ganando los supermercados, quienes podrán recaudar más dinero, en vez de destinar los fondos a la creación de mejores tratamientos contra el alcoholismo.

Otras medidas radicales deben tenerse en cuenta para restringir el bajo precio de la bebida y así poder enfrentar el alcoholismo.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.