"Glee" desata fiebre por música coral

Escena de la serie de televisión Glee
Image caption La serie de televisión Glee se empezó a emitir el año pasado en Estados Unidos.

El canto coral irrumpió en los rankings de música pop de Estados Unidos a raíz de la serie de televisión Glee. Y el fenómeno ya se extendió al Reino Unido.

Si usted miró esta semana la lista de las 10 canciones más vendidas, no se preocupe, no es que se quedó dormido y se despertó en 1981, dice Denise Winterman, periodista de la BBC.

Hay una explicación simple para que la balada de Journey, Don't Stop Believin' (No dejes de creer) se encuentre en el sexto puesto de la lista: Glee.

Ése es el nombre de una exitosa serie de televisión en EE.UU. que se transmitió por primera vez la semana pasada en el Reino Unido.

Bajo el "efecto Glee"

Días después el "efecto Glee" –así bautizado por la prensa estadounidense–, ya se hacía sentir en los rankings británicos.

El programa cuenta una historia de ficción sobre un joven profesor que trata de convertir a un grupo de inadaptados de una escuela secundaria en un coro de alto vuelo.

En una estrategia mediática integral que, sin duda, marca el camino de lo que vendrá, dice Winterman. Tras la emisión de cada episodio salía a la venta una canción de la serie para ser descargada de Internet.

Y cada tema irrumpía en las listas.

Tradición estadounidense

Image caption El programa ganó el Globo de Oro a la mejor serie (comedia o musical).

Los llamados "glee clubs" (coros) son un elemento básico de la escuela secundaria y de la vida universitaria en EE.UU., pero el concepto es casi desconocido en el Reino Unido.

La ironía es que en realidad el fenómeno comenzó en tierras británicas, alrededor de 1700, según los historiadores.

En ese entonces, los clubes consistían en una forma específica de cantar en inglés -con dos o más voces, con una de ellas a cargo de la ejecución de la melodía- y todos los miembros eran hombres.

El estilo fue adoptado por el primer "Glee club" de EE.UU., que fue formado por estudiantes de la Universidad de Harvard en 1858.

El término ha evolucionado a lo largo de los años y ahora abarca todo desde las tradicionales 60 voces masculinas de Harvard hasta los coros de escuela secundaria que aparecen en la serie “Glee”.

"Triunfo o desastre"

Un factor que podría explicar por qué este elemento central de la cultura estadounidense es casi desconocido en otras partes es el enfoque de en la competencia.

"Glee" no es sólo la alegría de cantar; muchos coros participan de competencias a nivel nacional. "Son únicamente estadounidense", dice Peter Ling, profesor de estudios estadounidenses de la Universidad de Nottingham (Inglaterra).

"Eso es porque las escuelas y colegios han tenido siempre un elemento enormemente competitivo. Les gustan las cosas que (…) pueden terminar en triunfo o desastre", agrega.

"En la secundaria uno tiene el equipo de fútbol americano, las porristas y el coro", asegura Jake Smith, un ex miembro del coro de la secundaria Bloomington Sur en Indiana, Illinois.

Pero mientras los deportistas son cool y atléticos, los coristas tienen una reputación de ser un poco nerds. "Una isla de niños inadaptados". Así es como Smith los define, aunque el éxito de la serie de televisión está empezando a cambiar las percepciones.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.