Papa causa polémica en el Reino Unido

Papa Benedicto XVI
Image caption El Papa confirmó que este año visitará el Reino Unido.

El papa Benedicto XVI causó polémica en el Reino Unido tras criticar un proyecto de legislación de igualdad que, para el líder de la Iglesia Católica, podría limitar la libertad de los grupos religiosos.

El Papa, quien confirmó que tiene previsto visitar el país en septiembre, se enfrenta ahora a laicistas y activistas de los derechos de los homosexuales que lo han acusado de apoyar la discriminación.

Los comentarios del pontífice fueron vistos como un ataque a un proyecto de ley que impediría que las iglesias discriminen a los homosexuales o transexuales que estén solicitando trabajo.

Los activistas aseguran que el Papa está "mal informado" y sugirieron que aprovechará el viaje a territorio británico -la primera visita papal al Reino Unido desde 1982- para atacar el principio de la igualdad de derechos.

¿Por la igualdad o contra la ley natural? ¡Opine!

Emplear o no emplear

Líderes religiosos han expresado su preocupación por la Ley de Igualdad que podría obligar a las iglesias a emplear a homosexuales y transexuales.

Benedicto XVI instó este lunes en a los 35 obispos católicos de Inglaterra y Gales a hacer campaña con "celo misionero" contra el proyecto presentado al Parlamento por el gobierno.

En la primera crítica pública del Papa contra esa ley, aseguró: "Su país es reconocido por su compromiso con la igualdad de oportunidades para todos los miembros de la sociedad. Aun así (...) el efecto de algunas de las legislaciones para lograr este objetivo ha sido para imponer injustas limitaciones a la libertad de comunidades religiosas para actuar de acuerdo a sus creencias".

"En algunas consideraciones en realidad viola la ley natural sobre la cual la igualdad de todos los seres humanos se basa y por la cual está garantizada", agregó.

Empresas e instituciones no pueden discriminar a un empleado simplemente por sus inclinaciones sexuales. Pero hasta ahora las iglesias se habían visto por fuera de esa normativa.

Las cosas pueden cambiar y el Vaticano teme que sus instituciones sean acusadas de discriminación laboral, explica Robert Pigott, corresponsal de la BBC para asuntos religiosos.

La iglesia anglicana de Inglaterra también ha expresado su rechazo al proyecto de ley.

Por su parte, el líder de la Igleisa Católica en Inglaterra y Gales, el arzobispo Vincent Nichols, aseguró que las palabras del Papa resonarían en muchas personas que se sienten "intranquilas" por las consecuencias de la legislación propuesta.

Críticas y apoyos

Los comentarios del Papa también generaron críticas del eurodiputado laborista Stephen Hughes. Hablando desde Roma, dijo: Como católico me siento consternado por la actitud del Papa. Los líderes religiosos deberían tratar de erradicar la desigualdad, no perpetuarla".

Además, muchos parlamentarios laboristas se molestaron por la intervención del Vaticano en una disputa política apenas unos meses antes de las elecciones generales en el Reino Unido.

Pero no todos piensan igual. Ann Widdecombe, parlamentaria católica del Partido Conservador, dijo que Benedicto XVI tenía derecho a expresar su descontento.

"Pienso que en este momento se tiene a un gobierno que está tan secularizado que actualmente no entiende la libertad religiosa, y nadie está diciendo que las enseñanzas de la Iglesia Católica deban influenciar lo que hagan los no católicos. Esto es acerca de permitir a los católicos buscar su propia fe", aseguró Widdecombe.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.