El meteórico ascenso de McQueen

Alexander McQueen, diseñador británico
Image caption El diseñador Alexander McQueen fue encontrado muerto en su residencia en Londres.

El diseñador británico Alexander McQueen, encontrado muerto este jueves a la edad de 40 años, era considerado una figura controvertida e inspiradora en el mundo de la moda.

Hijo de un taxista, Alexander McQueen empezó desde abajo. Comenzó trabajando en el lugar de sus raíces -en el este de Londres- y fue subiendo poco a poco hasta alcanzar la cima de la industria de la moda británica.

El modisto era el menor de seis hijos de una familia trabajadora y aunque abandonó la escuela a los 16 años en 1985, su ascenso fue veloz en el mundo de los grandes de las pasarelas.

Lea: Murió el diseñador británico Alexander McQueen

Fue aprendiz de la sastrería Gieves and Hawkes, en Savile Row, la calle londinense especializada en el diseño exclusivo de trajes a la medida para caballeros.

"McQueen estuvo aquí", habría garabateado el entonces aprendiz en el forro de los trajes, incluyendo según informes, uno que pertenecería a Carlos de Inglaterra, el príncipe de Gales.

Galería: Los diseños del "hooligan de la moda"

"El hooligan de la moda"

Este fue un temprano ejemplo de su talento y deseo de cultivar notoriedad en el negocio de la moda.

En 1990 estudió en la prestigiosa escuela de moda Central Saint Martins College y dos años después la irreverente colección que diseñó el modisto para su graduación fue adquirida en su totalidad por la también diseñadora británica Isabella Blow. Lo que siguió fue el estrellato.

Alexander McQueen lanzó su propia colección en Londres en 1992, acaparando titulares con sus "pantalones bumsters" o de cintura baja.

En 1996 el modisto reemplazó a John Galliano como diseñador principal de la casa Givenchy, para consternación de la prensa francesa.

Su cabello rapado, sus botas Doc Martens y su actitud festiva le ganaron el nombre de "el hooligan de la moda inglesa".

Sin embargo, fue capaz de callar a sus críticos con su talento y sus creaciones siempre fueron populares.

Ese mismo año recibió el premio al Diseñador Británico del Año – el primero de cuatro ocasiones- y en 2003 recibió una condecoración otorgada por la reina Isabel II de Inglaterra.

A finales de 2007, McQueen tenía boutiques en Nueva York, Londres, Los Ángeles, Milán y Las Vegas.

"Alexander McQueen fue un modisto caracterizado por sus diseños controvertidos y sorprendentes, conocido por el derroche en sus fashion shows. En un comunicado, su compañía calificó lo sucedido como una noticia trágica y pidió privacidad para su familia en este difícil momento", señaló la corresponsal de la BBC, Janet Barrie.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.