El médico de Jackson vuelve a ejercer

Conrad Murray
Image caption El doctor Conrad Murray salió en libertad bajo fianza tras pagar US$75.000.

El médico de cabecera del fallecido cantante estadounidense Michael Jackson, acusado de homicidio involuntario tras la muerte en junio de la estrella de pop, volvió a ejercer la medicina en el estado de Nevada.

El doctor Conrad Murray salió en libertad bajo fianza tras pagar US$75.000. Esta semana, el galeno se declaró "no culpable" ante un tribunal en la ciudad de Los Ángeles.

De ser encontrado culpable Murray podría enfrentar cuatro años de cárcel.

Su abogado, Edward Chernoff, insistió en que la intención del médico de 56 años es "seguir ejerciendo la medicina".

Miranda Sevcik, portavoz de Murray y Chernoff, afirmó que el doctor estaba haciendo arreglos para trabajar desde el consultorio de un colega en Las Vegas, debido a que en agosto cerró su consulta.

"No diremos dónde se encuentra el consultorio porque la principal preocupación del doctor gira en torno a la privacidad de sus pacientes", expresó Sevcik.

Limitaciones

De acuerdo a los términos de la fianza, a Murray se le permite continuar ejerciendo la medicina pero no puede administrar ciertas drogas.

"Bajo ninguna circunstancia debe utilizar ningún agente anestésico, específicamente el Propofol", le dijo a Murray el juez Keith Schwartz.

El médico cardiólogo también continúa con la consulta que mantiene en Houston, tras haberse reincorporado a sus funciones en esa ciudad en noviembre.

El galeno está autorizado a ejercer la medicina en los estados de Nevada, Texas y California, aunque el Colegio de Médicos de California se prepara para analizar la remoción de su licencia en ese estado.

Según informó desde Los Ángeles la corresponsal de BBC Mundo, Marcia Facundo, se esperaba que el arresto del médico se produjera la semana pasada pero este se postergó tras un supuesto desacuerdo entre los abogados del médico, la Fiscalía y la policía sobre si Murray debía aparecer esposado ante un juez.

La autopsia realizada a Jackson, que falleció a los 50 años, concluyó que su muerte había sido un homicidio causado por un potente anestésico, el Propofol.

Murray había sido contratado como el médico de cabecera de Jackson la pasada primavera al tiempo que el cantante preparaba su regreso a los escenarios en Londres.

El médico le dijo a la policía que le había dado Propofol al artista como parte de su tratamiento contra el insomnio, de acuerdo a una declaración jurada que se hizo pública en agosto.

Sin embargo, Murray sostiene que no le prescribió ni le administró nada capaz de matar al cantante.

La próxima audiencia de Murray será el 5 de abril en Los Ángeles.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.