La BBC anuncia fuertes recortes

Mark Thompson, director general de la BBC
Image caption Mark Thompson, director general de la BBC.

El director general de la British Broadcasting Corporation (BBC, por sus siglas en inglés), Mark Thompson, anunció este martes el cierre de dos emisoras y un recorte del presupuesto del 25% en sus páginas de internet.

En un mensaje a sus empleados, Thompson también anunció que la mitad de los sitios de internet de la BBC se cerrarán para 2013.

Las dos emisoras que dejarán de transmitir hacia fines de 2011 son Radio 6 Music -una radio digital de música alternativa, dirigida a un público joven- y Asian Network, destinada a la comunidad asiática que vive en el Reino Unido.

Entre las páginas de internet que se cerrarán figuran BBC Switch y BBC Blast, dos servicios dirigidos a los adolescentes, un público que se siente más atraído –según admitió Thompson- por el canal británico Channel 4.

Menos, pero mejor

El informe del director general será entregado al BBC Trust -órgano supervisor de la corporación- para su evaluación. También habrá un período de consultas públicas.

Thompson anunció que se invertirá más dinero en las noticias internacionales y afirmó que la BBC debe gastar más en programas de alta calidad para hacer "menos cosas, pero mejores".

A raíz de estos cambios, el directorio de la BBC planea contar con unos US$893 millones adicionales para la realización de programas.

El plan recibió críticas de organizaciones como BECTU, el sindicato de empleados de medios de comunicación, que advirtió que unos 600 empleos se verían afectados. "Estos recortes son totalmente innecesarios", dijo el secretario general de Bectu, Gerry Morrissey.

El secretario general del Sindicato Nacional de Periodistas (NUJ, en sus siglas en inglés), Jeremy Dear, señaló que si la BBC quiere ahorrar, "debería recortar el salario de los ejecutivos en lugar de la programación".

El Servicio Mundial de la BBC –al que pertenece BBC Mundo- es financiado por la cancillería británica.

El resto de la BBC, en cambio, se financia con el llamado license fee, una tasa anual que debe pagar todo hogar que posee un televisor y cuyo monto es de aproximadamente 120 libras esterlinas (unos US$245).

Contenido relacionado