El genio que no quería un millón de dólares

El genio matemático ruso Grigori Perelman, quien se rehusó a recibir en 2006 la prestigiosa medalla Fields, considerada como el Premio Nobel de las Matemáticas, ahora se niega a aceptar un millón de dólares.

Image caption Grigori Perelman no acepta el premio de US$1 millón que le corresponde por resolver un problema matemático.

Una institución estadounidense quiere otorgarle el dinero por resolver uno de los problemas matemáticos más complejos del mundo: la Conjetura de Poincaré, considerada como uno de los siete dilemas del milenio.

Pero no está claro si Perelman, calificado como un "genio solitario y muy introvertido" y que se ha retirado de las matemáticas porque está "decepcionado" de la profesión, aceptará el millón ofrecido por el Instituto de Matemáticas Clay.

El corresponsal de la BBC en Moscú Richard Galpin cree que "es muy improbable, ya que primero necesitaría viajar a Estados Unidos para recogerlo".

La casa de caridad Warm Home ("Hogar Cálido") de San Petersburgo, ciudad donde él reside, lo instó a tomar el dinero y donárselo a instituciones benéficas rusas.

Warm House sugirió, en una carta abierta a través de su sitio de internet, que el matemático ya había tenido un gesto ético al rechazar la medalla Field, el premio más importante del mundo en matemáticas.

"Bolsillo ajeno"

Pero parece que Perelman, de 43 años, está tan interesado en fortunas como en medallas, ya que esta semana le habría contestado a un periodista que le preguntó sobre este nuevo premio que "ya lo tiene todo", a través de la puerta cerrada de su apartamento.

Uno de los políticos más importantes de Rusia, el presidente del Consejo Federativo Sergei Mironov, salió en defensa de Perelman y pidió que lo dejen en paz para que decida por sí mismo.

Según la agencia de noticias rusa Interfax, Mironov indicó que "no es muy decente mirar el bolsillo ajeno y contar su dinero".

Image caption El genio ruso ya había ganado premios en su adolescencia.

Perelman es la primera persona en rechazar la medalla Fields, que le iba a ser otorgada en el Congreso Internacional de Matemáticas celebrado en Madrid, España, en agosto de 2006.

"No estoy interesado ni el dinero ni en la fama", dijo en aquel entonces, explicando su ausencia en el congreso.

Desde que se excluyó del mundo exterior cuatro años atrás, el matemático vive con su madre en un pequeño apartamento que, según los vecinos, está plagado de cucarachas.

"No quiero estar en exposición como un animal en el zoológico. No soy un héroe de las matemáticas. Ni siquiera soy tan exitoso, por eso no quiero que todo el mundo me esté mirando", ha sido otra de las declaraciones del matemático.

El corresponsal Galpin indica que la Conjetura de Poincaré es considerada uno de los desafíos más difíciles en el mundo de las matemáticas y su resolución ha tomado más de un siglo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.