Protesta contra corridas de toros en Madrid

Protesta contra las corridas de toros en Madrid
Image caption La protesta fue organizada por la plataforma "La tortura no es cultura".

"A mí no me gustan los toros, pero Paquirri era muy guapo", le comentaba a BBC Mundo la peruana Donatilda Gamarra mientras miraba como un río de gente con pancartas contra la tauromaquia llenaba la Puerta del Sol, en el corazón de Madrid.

Este domingo, más de 70 asociaciones de toda España, agrupadas en la plataforma "La tortura no es cultura", se manifestaron contra la iniciativa de varias comunidades de declarar las corridas de toros como Bien de Interés Cultural.

"Con nuestros impuestos no queremos esto. Toros sí, toreros no", gritaban los manifestantes en un día soleado y lleno de turistas.

"Estamos sorprendidos porque los toros son una de las imágenes más conocidas de España. No soy español, pero entiendo que estamos en otro siglo y que las nuevas generaciones tienen otras sensibilidades", le explicó a la BBC el estadounidense Patrick Zubrat, en medio de fotografías de toros ensangrentados con el símbolo de prohibido.

El rey y los toros

La marcha de Madrid es una manifestación más del síndrome antitaurino que deambula por ciertos sectores de España.

Image caption En la manifestación también hubo alusiones al apoyo que el rey le ha dado a las corridas de toros.

Hace un par de meses el Parlamento de Cataluña inició el trámite de una iniciativa popular a favor de la abolición de las corridas de toros. La propuesta ha pasado el primero de los dos debates que tiene superar para convertirse en ley.

El movimiento contra la tauromaquia ha encendido las alarmas en algunas comunidades donde gobierna el opositor Partido Popular, como Madrid, Valencia y Murcia, donde la fiesta brava ha sido declarada Bien de Interés Cultural, lo cual la protegería de iniciativas como la de Cataluña.

A ellas se ha sumado el rey Juan Carlos, quien apoyó públicamente las corridas en una reciente entrega de trofeos taurinos en Sevilla.

"El rey por ley debe mantenerse neutral. Lo que está claro es que hay sectores de la sociedad española atemorizados por el movimiento antitaurino", le dijo a BBC Mundo Alessandro Zara, portavoz de la plataforma.

"Queremos bloquear las declaraciones de Bienes de Interés Cultural porque no han tenido en cuenta a la sociedad civil", añadió.

Llanto infantil

Zara encabezó la marcha de este domingo junto a personalidades que han suscrito un manifiesto antitaurino, entre ellos los novelistas Manuel Vicent y Antonio Muñoz Molina.

Ahora, la plataforma "La tortura no es cultura" comenzará a recoger firmar para promover una iniciativa legislativa popular parecida a la de Cataluña.

"El toro es un símbolo de España y debemos protegerlo. Es hora de que la sociedad española debata sobre la continuidad de las corridas", le comentó a BBC Mundo Mireia Barbeito, presidenta de Pacma, el primer partido antitaurino del país.

Marta Esteban, presidenta de la Fundación de Ayuda a los Animales, reconoce haber tenido ese debate en su propia familia.

"A mi madre le encantan los toros y a mí no. Nos respetamos, pero recuerdo que cuando me llevaba a los toros yo no podía verlos, me ponía a llorar", dice.

Además del componente ético, Esteban añade el económico. "Los españoles estamos pagando una media de US$70 al año para mantener las corridas de toros", comenta.

¿Y el desempleo?

Pero no todos los que presenciaron la protesta del domingo apoyan la causa de la plataforma contra la tauromaquia.

Image caption La peruana Donatlida Gamarra duda que las corridas de toros sean prohibidas.

Los madrileños Joaquín Graña y Felipe Díez se refirieron a ella con ironía. "Estoy casi seguro de que muchos de los que se manifiestan no han ido a una plaza de toros. ¿Cómo puedes criticar lo que no conoces?", señaló Joaquín, mientras su amigo planteó otro problema: el desempleo español.

"No estoy ni a favor ni en contra de los toros. ¿Vamos a tener con qué ir a los toros cuando no tenemos ni para tomar un café? Tendríamos que estar pidiendo trabajo, protestando por el paro. Eso sí que es una prioridad", indicó.

En Sol se arremolinan las pancartas y consignas contra los toros debajo de un poster gigante de Enrique Iglesias.

La peruana Donatilda prefiere a Paquirri, el mítico torero español muerto de una cornada. "Era muy guapo", sonríe. Lleva tres años trabajando en Madrid.

"No me gustan los toros pero no creo que en España los prohiban. Es su cultura, forma parte de su identidad. Eso no se puede quitar de la noche a la mañana", concluye.

Contenido relacionado