Murió la activista Dorothy Height

Dorothy Height
Image caption La carrera de activista por los derechos civiles de Dorothy Height había comenzado en 1933

Dorothy Height, una de las fundadoras del movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos, murió a los 98 años, de causas naturales.

Así informó el hospital Howard University, donde Height estaba internada desde el 25 de marzo. Height presidió durante cuarenta años el Consejo Nacional de Mujeres Negras y formó parte de una generación de activistas sociales que, al término de la Segunda Guerra Mundial, emprendió una larga batalla por los derechos civiles y la igualdad racial en Estados Unidos.

Height trabajó en relación estrecha con Martin Luther King y los noticiarios de la época la muestran en las escalinatas del monumento a Lincoln, en 1963, el día que King pronunció el famoso discurso "Tengo un sueño".

Pero, tal y como lo recuerda el corresponsal de la BBC en Washington, Steve Kingstone, más tarde Height se quejaría con diplomacia de que ninguna mujer habló desde la tribuna ese día.

La época de activista de la llamada "abuela del movimiento femenino" abarca desde la presidencia de Franklin Delano Roosevelt a la del actual mandatario, Barak Obama.

"En un comunicado, el presidente Obama llamó a Dorothy Height 'madrina del movimiento de derechos civiles', por haber sido testigo de cada marcha e hito de una lucha que hizo historia", señaló Kingstone.

Siempre activa

A pesar de la edad, Dorothy Height formó parte del grupo de dirigentes negros estadounidenses que debatió con Obama asuntos políticos y sociales en Washington.

Height había nacido en Richmond, en el estado de Virginia, en 1912, y su carrera de activista por los derechos civiles comenzó en 1933, año en que se hizo cargo de la dirección del Movimiento de Jóvenes Cristianos Unidos.

Entre sus luchas más destacadas, se hallan sus esfuerzos para poner fin a los linchamientos de ciudadanos negros y para terminar con la discriminación racial dentro de las fuerzas armadas.

Reconocimientos

En 1994, Dorothy Height recibió de manos del presidente estadounidense, Bill Clinton, la Medalla Presidencial de la Libertad y el Congreso de su país le concedió, en 2004, la Medalla de Oro.

Al enterarse de su muerte, el actual presidente de Estados Unidos, Barak Obama, dijo estar "profundamente consternado" y le rindió homenaje al recordar que "la doctora Height le dedicó su vida entera a la lucha por la igualdad".