Tiempo de verano, tiempo de festivales

Festivales de verano
Image caption Cada verano la oferta de festivales en Europa se cuenta por centenas.

Es verano en Europa, y con el buen clima llegan los festivales de música, arte y danza en todo el continente.

Miles de personas peregrinan de un festival a otro para ver a sus artistas preferidos.

Están los espectáculos de toda la vida, los que década tras década cumplen con la cartelera musical de artistas consagrados -y por ello venden todas las entradas, incluso antes de que se sepa quiénes estarán en los escenarios- y están los que empiezan a dar sus primeros pasos en la escena artística europea.

Entre unos y otros, las opciones se cuentan por centenas, lo que hace una tarea cuesta arriba clasificar los festivales en importancia. Sobre todo porque cuando se trata de gustos, los criterios son muy subjetivos.

Sin embargo, existen algunos requisitos mínimos que podrían servir para determinar la calidad de estos eventos. Parámetros usados por Mark Crabbie, coautor y editor de una serie de guías de lugares y momentos "imperdibles" en el mundo, entre ellos la de "300 eventos y festivales en todo el mundo que uno no se debería perder".

En BBC Mundo nos pusimos en contacto con Mark Crabbie para que nos contara lo que a su juicio es la clave del éxito de un festival.

¿Qué hace que un festival sea bueno?

Image caption La cartelera de artistas es vital para el éxito de un festival.

Para Crabbie existen seis ingredientes que no pueden faltar a la hora de decidir a qué evento asistir:

► Programación: si no te gusta el hard rock, no disfrutarás un festival de hard rock. Buscar una alineación de artistas que coincidan con tus inclinaciones musicales es clave.

► Ambiente: a nadie le gusta sentirse como sardina enlatada. Poder conseguir un espacio para alejarse de todo hace que la multitud esté más calmada y así el ambiente es mejor.

► Ambiente en las áreas locales: a nadie le gusta sentir que no es bienvenido. Si los residentes de las localidades donde se celebra el evento cumplen con su rol de anfitriones, evitan que te sientas como un invasor.

► Lugar: cada vez más organizadores de festivales están convencidos con la idea de que encontrar un escenario especial ayuda a que la experiencia sea grandiosa.

► Costo: cuando empiezas a sentir que las ya costosas entradas vienen acompañadas de precios de comida y bebida desorbitartes, y empiezas a preguntarte si con lo que te gastaste para comprar un sándwich podrías haberte comprado un auto pequeño, el espíritu festivo empieza a esfumarse.

► Organización: un buen festival necesita público y el público requiere de comida, bebida y baños. Fácil, pensarás. Pero, piensa otra vez. Si todas estas demandas son fáciles de obtener, entonces quiere decir que estás en un evento ganador.

¿Qué lo hace "imperdible"?

Literalmente existen cientos de festivales en toda Europa que cubren todos los géneros musicales y formas de arte que existen.

Están los clásicos, como Glastonbury o el Cambridge Folk, pero también nuevos tipos de festivales ávidos de conquistar nuevos nichos de mercado.

Para sobresalir entre el montón, los festivales deben ofrecer un cartel de artistas de muerte, dar una bienvenida cálida, que la compra de la entrada no implique tener que sacar una segunda hipoteca y que el apoyo logístico haga que el evento marche sobre ruedas.

Cuando estos requisitos se juntan, encuentras la fórmula que lleva a miles de personas de todas partes del mundo a viajar muy lejos para ver los grupos y artistas que probablemente podrían haber visto más cerca de casa.

Los "imperdibles" de Crabbie

Image caption Para Crabbie, los festivales deben ofrecer un espacio donde las personas puedan alejarse de la multitud.

► Sonar, Barcelona, España, del 17 al 19 de junio: El festival hipercool de música electrónica continúa marcando el ritmo para la experimentación en innovación musical.

► Jazz en Marciac, Francia, del 30 de julio al 15 de agosto: La localidad medieval francesa de Marciac es el sitio ideal para días y noches de los mejores interpretaciones del mundo del jazz

► Exit: Novi Sad, Serbia, del 8 al 11 de julio: Empezó como una protesta estudiantil contra Slobodan Milosevic y hoy en día atrae a artistas consagrados de todo el mundo que quieren tocar es este ambiente urbano.

► Meltdown, Londres, del 11 al 21 de junio: cada año el programa es diseñado por distintos curadores y el resultado casi siempre es música para los oídos de los aficionados.

► Festival Lucerne, Suiza, del 12 de agosto al 18 de septiembre: impresionantes salas de concierto sirven de escenario para estupenda música clásica en una de las más grandiosas celebraciones anuales de este tipo.

► Coupe d'Icare, Francia, del 16 al 19 de septiembre: paracaidistas, parapentes, globos de aire y cualquiera con afición a la aviación disfruta del despampanante paisaje en Saint-Hilaire du Touvet, junto con la camaradería de compañeros entusiastas y noches de entretenimiento.

► Edimburgo, Escocia, agosto y septiembre: es la madre y el padre de los festivales de arte. La ciudad escocesa más encantadora se transforma completamente en verano con los espectáculos de música clásica, teatro, artes, proyecciones de películas y casi todo lo demás que se te ocurra que pueda caber en un festival.

► Hove, Noruega, del 29 de junio al 2 de julio: es el primer festival de Europa que no genera emisiones de dióxido de carbono. Hove es básicamente música hermosa en un sitio maravilloso.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.