Bunkers españoles para protegerse del 2012

Interior de un bunker (Foto: Juanjo Robledo)
Image caption Los refugios tienen generadores eléctricos, sistemas de refrigeración y despensas para víveres.

No se trata de una película de ficción. El Grupo de Supervivencia de España 2012 (GSE) está construyendo bunkers en diferentes puntos del territorio para protegerse del fin del mundo que han profetizado los Mayas para esa fecha.

No importa si la profecía falla: están seguros de que ante el cambio climático, los desastres naturales, la inestabilidad de las manchas solares y la amenaza nuclear, conviene tener un refugio.

"No somos apocalípticos, pero sí queremos prevenir los riesgos. Un país como España, que tiene centrales nucleares o que es objetivo de al-Qaeda, no cuenta con un nivel de seguridad muy alto ante una gran catástrofe", le explicó a BBC Mundo Jonatan Bosque, presidente del grupo.

"En Suiza, toda nueva construcción viene con su bunker. Aquí, este tipo de refugios lo tienen personas adineradas. Somos una organización no lucrativa, lo que queremos es que los bunkers estén al alcance de todos", agregó.

Tres años en un bunker

El GSE ya cuenta con 180 socios y varios proyectos en las sierras de Madrid, Granada y Aragón. Los bunkers, subterráneos o construidos como cuevas en las montañas, están envueltos en una capa de 60 centímetros de hormigón y cuentan con filtros de partículas radiactivas para evitar filtraciones de vertidos tóxicos o fugas radiactivas o bacteriológicas.

Además, los refugios tienen generadores eléctricos que funcionan con diesel, sistemas de refrigeración y despensas para víveres, semillas y plantas.

"Adentro se puede estar hasta tres años respirando aire puro, pero todo depende de la capacidad de gestión de los ocupantes, de los alimentos. No te vas a encontrar unos yogures desnatados esperándote", señaló Bosque.

Y alertó: "La cuestión es que si estás ante una catástrofe, como la fuga de la planta nuclear de Chernobyl, no puedes salir hasta varios años,después".

Precios y catálogo de refugios

El catálogo de bunkers incluye uno inspirado en el Metro de Londres en versión familiar (54 metros para 24 personas) y comunitario (600 metros para 150 personas). Asimismo los Ecohobbits, refugios de 12 metros (tres o cuatro personas) clavados en la montaña como si fueran las habitaciones de un barco que va a soportar una gran inundación.

"Los bunkers grandes pueden costar unos US$150.000 y los pequeños unos US$4.000. Entre US$1.800 y US$3.000 por persona se puede ser propietario de un bunker", explicó el responsable del grupo.

"Ahora bien", aclaró, "no es una casa. Su uso es para emergencias. Para acceder a los bunkers hay que pertenecer a la cooperativa, así evitamos especulaciones con los precios".

En ese sentido, el GSE 2012 proyecta recoger medio millón de firmas para que este tipo de refugios sean de acceso publico y los financie el Estado.

Los mayas y el fatídico 2012

Después de ver la taquillera película "2012", inspirada en las profecías mayas, y que dibuja un mundo de ciudades destrozadas y mares desorbitados, Bosque salió convencido de que había visto una comedia.

"Es muy exagerada, aunque sí creemos que hay un aumento de los desastres naturales como consecuencia de la actividad de las manchas solares", opinó.

"La propia NASA ha anunciado una tormenta solar sin precedentes para el 2012. Seguramente nos quedemos sin luz y nuestro estilo de vida colapse, pero también hay voces, como la del escritor holandés Patrick Geryl, que hablan de una inversión de los polos magnéticos de la Tierra, de consecuencias geológicas drásticas", le detalló a BBC Mundo.

"No hay que construir un bunker para sentirte seguro", agregó, "hay que desarrollar protocolos de actuación para todo tipo de catástrofes, aunque nos parezcan remotas como las tormentas solares".

"Hace poco, la provincia de Gerona, en Cataluña, se quedó sin luz por una nevada. Sabían que había que cambiar el cableado eléctrico por obsoleto, pero no lo hicieron".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.