Última actualización: jueves, 27 de mayo de 2010 - 12:14 GMT

Otro suicido más en la fábrica del iPhone

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

Otro empleado de la empresa taiwanesa Foxconn –que fabrica productos para Apple y Dell, entre otros gigantes tecnológicos- se suicidó, según informa la agencia de noticias china Xinhua.

Se trata del décimo caso de trabajadores de la planta de la empresa de la localidad de Shenzhen que se quitan la vida. Otros dos lo han intentado, pero no murieron. Además hace unos meses se informó que otro hombre se quitó la vida en otra fábrica de Foxconn.

Aunque la empresa no dio detalles, la agencia oficial Xinhua informó este jueves que el suicidio más reciente corresponde a un empleado de 23 años de edad que trabajaba allí desde hace un año y que se lanzó por la ventana de un séptimo piso.

La muerte ocurrió sólo unas pocas horas después de que el presidente de Foxconn prometiera mejorar las condiciones de trabajo de los empleados de esa fábrica, ubicada en el sur de China.

Abrumada por la ola de suicidios, Foxconn ha tomado medidas como hacer firmar a su personal una carta donde prometen no suicidarse y ha colocado redes alrededor de las fábricas para atajar a posibles suicidas.

clic Lea: La "fábrica de los suicidios" abre sus puertas

Prohibido hablar

Las muertes han puesto en el tapete las condiciones de trabajo de los empleados de la empresa, que fabrica productos para Apple, Dell, Hewlett Packard y Sony Ericsson, entre otros.

Esas empresas anunciaron que inspeccionarán el ambiente laboral de la planta de Foxconn en la localidad de Shenzhen, en la que trabajan 420.000 personas.

Trabajadores de Foxconn en Shenzhen

No se les permite hablar mientras trabajan.

Este miércoles, la empresa había abierto sus puertas a los medios de comunicación para que vean cómo trabajan los empleados.

Uno de los periodistas que visitó la planta, Kevin Soh, de la agencia Reuters, le contó a la BBC que "las líneas de ensamblaje son como las de cualquier otra fábrica, con empleados sentados codo a codo repitiendo los mismos movimientos durante horas y horas".

Pero lo que le llamó la atención a Soh es que muchos empleados le contaron que durante los turnos, que duran de ocho a diez horas, no se les permite conversar entre ellos.

Aunque el presidente de la empresa, Terry Gou, les dijo a los periodistas que allí no se trata mal a los empleados, líderes y activistas sindicales afirman que los turnos son muy largos, que la línea de ensamblaje se mueve demasiado rápido y que los jefes imponen un ritmo y disciplina militar a los trabajadores.

A pesar de la mala prensa, la compañía sostiene que más de 8.000 personas por día solicitan trabajar en ella.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.