Barrabravas, las "estrellas" argentinas del Mundial

La hinchada de la selección argentina despide a los jugadores antes de que vuelen a Sudáfrica
Image caption En Argentina ha causado gran conmoción la presencia de un alto número de barras bravas en Sudáfrica.

De a poco van llegando las selecciones nacionales de fútbol a Sudáfrica, que en diez días será sede del evento deportivo más popular del planeta, la Copa del Mundo. Pero no todos los jugadores llegaron solos.

En Argentina ha causado gran conmoción la presencia de un alto número de barras bravas, como se conoce a los hinchas de fútbol más violentos, algunos de los cuales incluso viajaron en el mismo avión que llevó al equipo nacional a África.

Este martes el director técnico del seleccionado, Diego Armando Maradona, debió desmentir tener conexiones con la veintena de cuestionados viajeros.

"No tengo relación con ninguno de estos personajes y ni me enteré si los que viajaban con nosotros eran hinchas o barras", aseguró el astro.

Maradona también afirmó que no dejará que los "barras" accedan al lugar donde está concentrado su equipo, en la Universidad de Pretoria.

"Acá no entra nadie", amenazó.

Al lado de Maradona, el capitán del equipo, Javier Mascherano, también buscó deslindarse de la polémica.

"No nos compete quién vino en el avión", señaló.

La AFA en la mira

Image caption Maradona afirmó que no dejará que los "barras" accedan al lugar donde está concentrado su equipo.

La mayoría de las críticas por la presencia de los cerca de treinta hinchas en el vuelo "oficial" recayeron sobre el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Julio Grondona.

"No hay dudas de que Grondona autorizó que viajen los barras bravas", le dijo a BBC Mundo el ex presidente del club de fútbol Vélez, Raúl Gámez.

Gámez señaló que es "normal" que algunos barras bravas viajen para seguir a su equipo en el Mundial, pero consideró un abuso que éstos se trasladaran junto a los jugadores y pretendieran tener acceso a la concentración.

Según el ex dirigente, que conoce los manejos de los clubes desde adentro, la presencia de estos hombres demuestra que aún continúa vigente el "sistema mafioso" impuesto por los barras.

"Cuando yo dirigía Vélez cometí el error de aceptar las prebendas, ahora acepto que cometí un error. Muchos no se atreven a admitirlo por temor a que la Justicia los castigue", dijo a este medio.

"La AFA nunca se ha atrevido a hacerle frente a las bandas", criticó.

Por otra parte, la organización Familiares de Víctimas de la Violencia en el Fútbol Argentino (Favifa) presentó una denuncia penal contra Grondona, acusándolo por su presunta “responsabilidad” en el viaje de los barras bravas.

El jefe de la AFA negó todos los cargos y aseguró no tener control sobre quiénes volaban en el avión de South African Airways que llevó a los jugadores argentinos, y que, según dijo, era un vuelo regular.

Más hinchas

Image caption La selección argentina llegó hace unos días a Sudáfrica.

En tanto, la prensa siguió dando cuenta este martes sobre el arribo de más hinchas argentinos a Sudáfrica.

Según el diario La Nación, a pesar de que algunos de los barras bravas enfrentaron procesos en la justicia por actos de violencia, no se encuentran entre la lista de los 500 "nombres peligrosos" que la Subsecretaría de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos (Subsef) y la Policía Federal le entregaron a las autoridades sudafricanas.

El titular de la Subsef, Pablo Paladino, señaló que es de "mal gusto" que los barras hayan viajado con la selección y estimó que en total unos 200 o 300 llegarán a Sudáfrica.

De acuerdo con el ex dirigente de fútbol Gámez, la Subsef, creada para poner fin a la violencia en el fútbol, ha hecho poco para avanzar en la lucha contra los hinchas violentos.

El ex presidente de Vélez también cuestionó al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, que impulsa una iniciativa conocida como Hinchadas Unidas Argentinas (HUA), que la semana próxima llevaría a unos 300 simpatizantes a ver el Mundial.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.