Hallan "gladiadores romanos" en Inglaterra

Esqueletos en York
Image caption Arqueólogos exhumaron 80 esqueletos de los jardines de Driffield Terrace en el lapso de la última década.

Investigadores parecen haber revelado el misterio de esqueletos que datan de hace 1.800 años hallados en la ciudad de York, en el norte de Inglaterra: las mordidas y marcas de martillo en sus cráneos decapitados sugieren que fueron gladiadores romanos.

Arqueólogos exhumaron 80 esqueletos de los jardines de Driffield Terrace en el lapso de la última década. Los resultados de los forenses sugieren que pueden ser parte del único cementerio bien conservado del mundo de gladiadores romanos.

Las marcas que muestran los restos sugieren que algunas de esas personas murieron de manera violenta.

Kurt Hunter-Mann, del York Archaeological Trust, dijo que "una de las evidencias más significativas es una marca grande de mordida de un carnívoro -probablemente de un león, tigre u oso-, una herida que debe haber sido causada en un coliseo".

Entre otras piezas de evidencia incluyó heridas con un arma y posibles golpes de martillo en la cabeza.

Altos y robustos

Hunter-Mann señaló que todos los esqueletos tienen rasgos que coinciden con gladiadores, ya que la mayoría son hombres, robustos y de altura superior al promedio.

Image caption Los esqueletos tienen rasgos que coinciden con gladiadores: son hombres, altos y robustos.

También indicó que la asimetría observada en los brazos es consistente con el entrenamiento con armas que en aquel entonces comenzaba en la adolescencia.

Estos esqueletos datan de entre los siglos I al IV.

Los arqueólogos señalaron que todos los individuos fueron enterrados con ciertos honores y 14 de ellos fueron colocados juntos con bienes para acompañarlos al nuevo mundo.

También comentaron que uno de los hombres fue enterrado con lo que parecen haber sido restos de carne de al menos cuatro caballos, posiblemente consumidos en el funeral, además de algunos restos de vacas y de cerdos.

Los investigadores comprobaron que el hombre había sido decapitado con varios golpes de espada en la nuca.

Hunter-Mann aseguró que, hasta el momento, "nuestra principal teoría es que muchos de estos esqueletos eran de gladiadores romanos", aunque aclaró que las investigaciones siguen en marcha.

Contenido relacionado