Ecuador: Domingos sin licor, excepto en restaurantes

Botellas de alcohol en un estante de supermercado.
Image caption El gobierno ecuatoriano impulsa restricciones en la compra de alcohol.

Comprar licor los domingos está prohibido en Ecuador, a menos que se trate de vino y cerveza adquiridos en restaurantes, entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, y como acompañantes de comidas.

Esta disposición es parte de una reciente resolución gubernamental que regula la venta de licor en el país, impulsada por el presidente Rafael Correa, quien además ha anunciado la preparación de una reforma legal para prohibir totalmente los juegos de azar.

"Vamos a prohibir totalmente esta clase de juegos y casinos en el país, vamos a declarar a Ecuador libre de juegos de azar. Ya estamos preparando la reforma legal pertinente y en un par de meses ojalá ya todo esto esté (listo)", ha dicho el mandatario, tras afirmar que "los juegos de azar y el consumo de bebidas disminuyen el nivel de vida en una sociedad".

Participe: ¿Prohibiría usted los juegos de azar?

La resolución sobre las bebidas alcohólicas, que entró en vigencia el 18 de junio pasado, señala que de lunes a sábado se puede expender licor en tiendas solo hasta las 10 de la noche. En bares y discotecas la venta de licor es permitida de lunes a jueves hasta la medianoche, y los viernes y sábados hasta las 2 de la madrugada. La prohibición de venta de licor durante los domingos incluye a estadios y otros escenarios deportivos.

Según el gobierno, esta medida busca hacer frente al hecho de que, según cifras oficiales, el 10% de los homicidios que se cometen en el país tienen que ver con el consumo de licor.

"Lo que nos lleva a la medida es el excesivo consumo de alcohol", dijo a BBC Mundo el subsecretario de Gobierno, Edwin Jarrín, quien enfatizó en que "existe una vinculación fuerte entre violencia, inseguridad y alcohol".

El funcionario aseguró que entre los viernes por la noche y los domingos ocurren alrededor del 53% de las muertes violentas registradas en el país. En ese sentido, explicó que la severa restricción a la venta de licor para los domingos se debe a que durante ese día se producen en diversas zonas del país, como la frontera norte, altos índices de violencia relacionados con el consumo de alcohol.

Libertades individuales

La restricción a la venta de licor ha generado controversia no solo entre los sectores turístico y hotelero, sino además entre quienes consideran que la resolución gubernamental afecta libertades individuales de los ciudadanos, como aseguró a BBC Mundo el sociólogo Julio Echeverría.

"En todo país civilizado existen regulaciones que permiten la existencia de este tipo de distracciones y juegos, pero se trata de controles aceptables que permiten la plena vigencia de las libertades y los derechos de las personas", expresó Echeverría, para quien el combate a la violencia y la inseguridad requiere medidas estructurales que atiendan los problemas sociales del país.

No obstante, para el subsecretario Jarrín, "la medida se justifica si es que hay un muerto menos por accidentes de tránsito o por violencia relacionada con el alcohol".

"No creo que estemos coartando derechos individuales, lo que estamos haciendo es regulando el consumo de alcohol en espacios de convivencia y buscando que no se violenten los derechos de otras personas", afirmó el funcionario.

Jarrín señaló que aún es muy temprano como para evaluar la efectividad de la medida a escala nacional, más allá de que el gobernador de la provincia de Guayas, Roberto Cuero, aseguró que tras dos semanas de vigencia de la restricción en su jurisdicción se evidenció una disminución del 50 por ciento en las denuncias de escándalos callejeros.

Juegos de azar

Image caption A Correa le preocupa que detrás de los juegos de azar haya mafias internacionales.

En cuanto a los juegos de azar, el presidente Correa ha mostrado su preocupación porque detrás de salas de juego y casinos existan "mafias internacionales y lavado de dinero internacional", además de lamentar la presencia de menores de edad en dichos espacios.

La intención del gobierno es acabar, por medio de una reforma legal, tanto con casinos ubicados en hoteles o locales de lujo, así como con salas de juego irregulares.

"Tenemos ciudades infestadas de salas de juego que no funcionan con permisos otorgados por la autoridad competente, que es el Ministerio de Turismo, sino a través de amparos constitucionales otorgados por jueces, lo cual limita el control", dijo el subsecretario Jarrín.

Frente a ello, las diversas asociaciones de turismo y hotelería del país emitieron un comunicado en el que mostraron su acuerdo con que se eliminen las salas de juegos ilegales, pero pidieron al gobierno que en lugar de declarar al país libre de juegos de azar se desarrolle una ley que regule el sector.

La Federación Nacional de Cámaras de Turismo de Ecuador calcula que existen 42 locales formales de juegos de azar en el país, 32 de ellos en hoteles, con una inversión global de US$120 millones.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.