Cataluña prohíbe las corridas de toros

Corrida de toros
Image caption Cataluña no verá más corridas a partir del 2012.

El Parlamento de Cataluña, en España, aprobó este miércoles prohibir las corridas de toros por 68 votos contra 55 y nueve abstenciones.

En lo que se considerada una votación histórica, los parlamentarios resolvieron abolir la lidia en esa comunidad autónoma.

La norma entrará en vigor el 1º de enero de 2012. Hasta entonces la plaza de La Monumental de Barcelona, una de las más antiguas en España, podrá todavía programar corridas.

La iniciativa popular llegó a manos de los diputados catalanes después de que la organización Prou! (basta, en catalán) presentara a finales del año pasado más de 180.000 firmas en contra de los eventos taurinos.

Los 135 parlamentarios que componen el poder legislativo de Cataluña decidieron terminar con la tradición taurina catalana, que se remonta al siglo XV.

Cataluña es la segunda comunidad autónoma en prohibir las corridas. En Islas Canarias en 1991 se aprobó una ley a favor de "la protección de los animales domésticos".

En la polémica sobre las corridas de toros han participado desde organizaciones de defensa de derechos de los animales hasta artistas, grupos de aficionados a la tauromaquia y catalanistas y españolistas.

Toros: ¿tradición o crueldad? ¡Opine!

"Una provocación"

Image caption Quienes abogan por la prohibición dicen estar en contra del maltrato a animales.

La corresponsal de la BBC Sarah Rainsford, informó desde Barcelona, que la votación podría ser la primera de muchas en España.

Catalogada por los que se oponen como una práctica cruel e inaceptable, los protaurinos, por su parte, han anunciado que llevarán la prohibición al Tribunal Constitucional.

En tanto, el opositor Partido Popular (PP) intentará modificar leyes estatales para evitar la prohibición en el país, según informó el diario El País.

Los analistas no dudan en señalar los matices políticos de esta decisión.

Varias organizaciones han acusado a los grupos nacionalistas catalanes de votar por la abolición por motivos identitarios, argumentando que los correbous, el festejo taurino catalán, no se prohibe.

El portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Jaime Mayor Oreja, dijo a la prensa que que la prohibición de los toros en Cataluña es "la expresión de la ofensiva nacionalista" y de la "profunda crisis nacional que vive España".

Incluso llegó a catalogar la decisión como "una provocación".

¿Por los animales o por la identidad?

Sin embargo, la plataforma Prou! insiste que su propuesta tiene como único interés proteger al toro.

"La iniciativa no tiene nada que ver con el tema identitario. Es una reivindicación por los derechos de los animales", le dijo hace poco a BBC Mundo Eric Gallego, de Prou!

"Entre el 70% y el 80% de la población catalana rechaza los toros. La iniciativa busca acabar con esta tradición (...) para que evolucionemos como sociedad. No puede ser que en España la Ley de Protección de los Animales tenga una excepción: los toros (artículo 6). Son animales que quedan excluidos de la ley y que pueden sufrir físicamente y psíquicamente", agregó.

Sin embargo, el diputado del conservador Partido Popular (PP), Rafael Luna, le dijo al diario local El Mundo que quienes buscan la prohibición de las corridas de toros "se esconden en la protección de animales, porque lo que les molesta es una cultura que es compartida con España".

El colaborador de BBC Mundo en España, Juanjo Robledo, señaló que "el toro no suele asociarse con un símbolo emblemático de Cataluña".

"En las autovías españolas es normal ver la silueta metálica del toro de Osborne, una antigua publicidad que se ha convertido en un símbolo español", señaló Robledo.

Image caption Quienes no quieren que se prohíban las corridas argumentan que el debate es más bien político.

Si bien Prou! y quienes apoyan la erradicación de las corridas de toros en Cataluña abogan por la protección de animales, en su petición no incluyeron la prohibición de otros eventos taurinos como los correbous (corre toros) catalanes, que consisten -entre otras cosas- en correr detrás de un toro, encender sus cuernos, tirarlo de la cola entre varios participantes o perseguir a una vaquilla hasta que termina en el mar.

Según el diario El Mundo, el motivo por el cual esta tradición taurina catalana no está en discusión se debe a que Prou! consideró que no convencería a la sociedad catalana de su prohibición.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.