Londres: inmovilizan auto de US$2 millones por mal aparcamiento

Coche de lujo inmovilizado frente a Harrod's
Image caption El coche sueco Koenigsegg inmovilizado por cepo frente a almacenes Harrod's en Londres.

Un coche valorado en casi US$2 millones fue inmovilizado con un cepo por estar estacionado ilegalmente frente a Harrod's, una de las tiendas más lujosas de Londres.

Se trata del auto sueco Koenigsegg CCXR, del que sólo se han fabricado seis ejemplares en total.

A su lado, había un coche barato, un Lamborghini Murciélago LP670-4 Superveloce, valuado en la bagatela de US$520.000.

Ambos fueron inmovilizados con cepo el 22 de julio pasado por estar mal estacionados.

La municipalidad de Kensington y Chelsea expresó que los vehículos, de color azul claro, estaban estacionados en grave contravención de las reglas.

¿Harrod's?

Image caption Harrod's está en el barrio londinense de Knigthsbridge, en el oeste de Londres.

En el barrio londinense de Knigthsbridge, en el oeste de Londres, se encuentra uno de los hitos turísticos y comerciales de Europa: la tienda Harrod's, que más que tienda, es un inmenso edificio de varios pisos donde se puede comprar desde un alfiler hasta el mobiliario completo de una casa, todo a precios indiscutiblemente altos.

El gran almacén estuvo varios años en poder de Mohammed Al Fayed, un millonario egipcio que siempre quiso ser británico y al que siempre le negaron el pasaporte.

En abril pasado, Harrod's fue comprado por miembros de la familia real qatarí por US$2.300 millones.

Ahora se entenderá que los carísimos vehículos estaban mal estacionados frente al decorado perfecto.

Multas

El municipio dispuso multas equivalentes a US$180, pero los dueños de los coches se acogieron a la garantía de una rebaja del 50% cuando se paga la multa dentro de los 14 días después de su emisión.

Un portavoz del municipio de Kensington y Chelsea expresó que, debido a la falta de estacionamientos en el área, y en todo el país, la prioridad la tenían los residentes.

El reconocimiento se lo llevan los empleados de vigilancia de estacionamientos que no se dejaron intimidar por el precio de los vehículos infractores y les aplicaron la misma multa que al desvencijado vehículo de cualquier hijo de vecino.

Contenido relacionado