Grupo musical Quilapayún reaviva pugna en Chile

Los dos bandos que pugnan por el uso del nombre Quilayapún
Image caption Quilayapún fue uno de los máximos exponentes de la Nueva Canción Chilena de principios de los setenta.

La polémica en torno al conjunto chileno Quilapayún sumó un nuevo capítulo el viernes tras la actuación de una de las dos facciones del grupo que se mantienen en pugna.

Esa rama celebró el viernes 45 años de existencia con un recital en Santiago, donde reafirmó su postura de ser el único conjunto "válido" y defendió la continuidad a lo largo de este tiempo, pese a sus múltiples cambios de integrantes.

La otra facción se define como histórica por contar con los miembros que le dieron sustento a la vida del grupo, y durante agosto tiene programada una serie de presentaciones en Chile, incluidos dos recitales en la capital del país.

En las últimas semanas se ha registrado una pugna epistolar a través de la prensa, con comunicados y desmentidos de ambas partes.

El conjunto, conocido por sus interpretaciones originales de "El pueblo unido" y "La muralla", se fundó en Chile en 1965 y llegó a transformarse en uno de los máximos referentes musicales del gobierno de Salvador Allende, quien los nombró embajadores culturales.

Partió como un grupo folclórico con énfasis en letras de corte social, y llegó a ser uno de los puntales del movimiento musical conocido como la Nueva Canción Chilena, que tuvo su auge a principios de los años setenta.

Quilapayún se encontraba de visita en Francia en el momento del golpe de estado de 1973, y sus integrantes debieron vivir allí el exilio.

El inicio del conflicto

En 2003 surgió una facción en Chile liderada por uno de los fundadores del conjunto, Eduardo Carrasco. Esta reunió a las figuras históricas y empezó a retomar la presencia en el país, luego de un período en que los viajes desde Francia eran esporádicos.

Por el otro lado está la facción "francesa" que encabeza Rodolfo Parada, quien ingresó en 1968 y se transformó en director 20 años después tras la decisión de Carrasco de retornar a Chile. Son ellos los que dicen haber mantenido al conjunto con vida.

Luego de una serie de recursos y apelaciones, la justicia francesa decidió anular la inscripción que Parada había hecho del nombre del grupo y le impidió usar el nombre, por lo cual se tuvo que presentar en ese país con nombres como Libercanto o Guillatún.

Hasta que una resolución favorable en Holanda volvió a abrirles el camino, al estimar que el fallo sólo es aplicable a Francia y no a toda la Comunidad Europea.

Trabajo ininterrumpido

Durante su actuación del viernes, Rodolfo Parada defendió el "trabajo ininterrumpido" que ha llevado adelante esta facción de Quilapayún, y le envió un saludo "a los otros ex colegas, a pesar de los ataques recibidos".

El músico desistió de hablar con BBC Mundo, pero en diversas entrevistas planteó que no poder usar el nombre en Francia es "un gran error y una gran injusticia, porque nos han visto todos estos años mantener el nombre de Quilapayún".

Además de Parada, el grupo está formado por Patricio Castillo (miembro desde fines de los sesenta) y Patricio Wang (desde 1981), más los músicos jóvenes Álvaro Pinto, Mario Contreras y Rodrigo González.

Una vida entera

La otra vereda argumenta que está compuesta por los miembros históricos y así se lo explicó a BBC Mundo el músico Hernán Gómez, quien dijo que buscan defender el derecho "de los que hemos dado una vida entera en este empeño. No es en absoluto el caso del otro grupo".

"Que dejen al Quilapayún tranquilo. No veo qué ganan con seguir usando nuestro seudónimo. No se trata sólo de lo jurídico, se trata de moral y de sinceridad", afirmó.

Hernán Gómez (integrante desde 1968), Carlos Quezada (1966), Rubén Escudero (1971), Hugo Lagos (1972), Guillermo García (1974) y Ricardo Venegas (1978) completan la formación histórica. A ellos se suman Ismael Oddó -hijo del fallecido Willy Oddó (integrante de 1967)-, Sebastián Quezada (hijo de Carlos), Ricardo Venegas hijo, y Fernando Carrasco.

El grupo de Carrasco presentó una solicitud de inscripción de la marca para su uso en Chile ante el Instituto Nacional de Propiedad Intelectual (Inapi) y espera que llegue una resolución para fines de 2010. Mientras tanto, en el país ambos pueden seguir presentándose como Quilapayún.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.