Acusan a Clemens de mentirle al Congreso de EE.UU.

Roger Clemens, ex beisbolista (foto archivo)
Image caption La acusación se basó en los testimonios contradictorios dados por Clemens y su ex preparador físico.

La ex estrella del béisbol de las Grandes Ligas, Roger Clemens, fue acusado este jueves de mentirle al Congreso de Estados Unidos sobre el uso de esteroides cuando era jugador activo.

Sobre Clemens pesan cargos por perjurio, falso testimonio y obstrucción al Congreso.

La acusación tomó como base los testimonios contradictorios entre sí dados por el ex beisbolista y su ex preparador físico, Brian McNamee, ante un comité de la Cámara de Representantes en 2008.

En aquella ocasión, McNamme aseguró que, entre 1998 y 2000, le inyectó a Clemens esteroides y hormonas del crecimiento humano (HGH, por sus siglas en inglés) más de una docenas de veces.

El ex lanzador negó las acusaciones y alegó que su ex preparador físico estaba mintiendo.

"Escuchó mal"

Los investigadores del Congreso también recogieron la declaración del beisbolista Andy Pettitte, quien sostuvo que Clemens le confesó haber utilizado hormonas del crecimiento humano.

"Creo que Andy escuchó mal", se defendió el ex lanzador y aclaró que simplemente le habló a Pettitte de un programa de televisión sobre tres hombres mayores que utilizaron HGH para mejorar la calidad de vida.

El corresponsal de BBC Mundo en Washington, Carlos Chirinos, explica que Clemens forma parte de un grupo de notables beisbolistas que en los últimos años han testificado en una investigación del Congreso.

Chirinos recuerda que en 2005 varios de ellos, incluyendo Rafael Palmeiro y los dominicanos Sammy Sosa y Miguel Tejada, se presentaron ante el comité que quería conocer sus respuestas a las afirmaciones que hacía en su libro el pelotero José Canseco.

Aunque no lo reconocieron en aquella comparecencia, varios de ellos han aceptado que usaron esteroides, una práctica que no era penalizada hasta hace unos años.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.