Prohíben videojuego que insta a destruir mezquitas

Imagen de http://www.moschee-baba.at/
Image caption El Partido de la Libertad quiere prohibir los minaretes y el velo islámico.

Las autoridades austriacas prohibieron un videojuego en línea en el que se invitaba a los usuarios a destruir mezquitas y matar musulmanes, según informa en su página de internet el Partido de la Libertad, de extrema derecha.

El juego fue lanzado por la rama de esa agrupación en la provincia sureña de Estiria antes de las elecciones regionales de fines de este mes y ha sido duramente criticado por líderes políticos y religiosos del país.

Llamado "Moschee Baba", o "Adiós, adiós mezquita", el polémico entretenimiento tuvo más de 200.000 visitas desde que fue publicado el lunes pasado.

"Debido a presiones políticas de nuestros oponentes, este juego ha sido prohibido por las autoridades judiciales austriacas", dice un comunicado del partido en su página web.

El videojuego instaba a los participantes a destruir minaretes y almuédanos que se erigían sobre el paisaje alpino. De fondo se oía la música austriaca típica oompah mezclada con cánticos a Alá.

Condena

Al final del juego, los usuarios leían en la pantalla el siguiente mensaje: "Estiria está ahora llena de mezquitas y minaretes. Para evitarlo, vote al Partido de la Libertad el 26 de septiembre".

Image caption El juego tuvo más de 200.000 visitas.

La iniciativa fue rotundamente condenada por el presidente de Austria, por la comunidad islámica y por la Iglesia Católica.

Como explica la corresponsal de la BBC en Viena, Bethany Bell, en Austria -nación predominantemente católica- existen sólo unas pocas mezquitas.

Se calcula que hay unos 500.000 musulmanes en el país, que tiene alrededor de ocho millones de habitantes.

Con sus lemas pegadizos y un líder juvenil, el Partido de la Libertad cuenta con un fuerte apoyo de los jóvenes en Austria, donde obtuvo el 17,5% de los votos a nivel nacional en 2008.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.