Bahréin jugó amistoso con un equipo de Togo "falso"

Bahréin -Togo
Image caption Partido disputado entre la selección de Bahréin y Togo (la verdadera) el pasado noviembre.

Rocambolesco pero cierto: ¿se imagina que su selección nacional de fútbol acuda a un amistoso para descubrir que los jugadores del equipo contrario son impostores? Eso es lo que ocurrió en el partido entre Bahréin y Togo disputado a principios de septiembre.

Las autoridades futbolísticas de este pequeño país de África occidental están investigando que aparentemente una selección de jugadores falsos suplantó a la real en un partido amistoso.

Bahréin, el país más pequeño del Golfo Pérsico, en Asia, ganó el partido por 3 a 0, pero sus futbolistas se declararon sorprendidos por la escasa calidad del juego togolés.

La sorpresa continuó cuando Togo declaró que nunca había enviado a su selección a jugar tal partido, que tuvo lugar en el estadio nacional bahreiní de Riffa, el 7 de septiembre.

Pero ¿cuándo se dieron cuenta los jugadores de Bahréin de que sus contrincantes no "eran los buenos"?

El entrenador nacional de este país, Joseph Hickersberger, explicó a la BBC que empezó a sospechar algo en los primeros 20 minutos de juego.

"Después de los primeros 20 minutos noté algo raro, pensé que habían cambiado el sistema. Pero mucho más tarde era obvio, se notaba que no estaban en forma, no era el equipo nacional, sino el de alguna compañía o algo parecido", aseveró.

No por primera vez

Por extraño que pueda parecer, no es la primera vez que ocurre algo así. "Hay gente poco escrupulosa que organiza este tipo de tretas especialmente en el mercado asiático. También sucedió el año pasado con un supuesto equipo de Zimbabue que jugó contra Malasia", explicó a la BBC el experto de fútbol africano Mark Gleeson.

El equipo de Bahréin declaró a la prensa local que a la hora de organizar el partido lo hicieron a través del mismo representante oficial que habían utilizado en otras ocasiones.

Los equipos de fútbol, explicó Gleeson, pueden iniciar trámites directos a nivel particular para organizar un partido amistoso y no siempre es necesario que informen a la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) u otros organismos oficiales.

Gleeson afirma que la lección moral es ser más precavido, ser consciente de todos los negocios turbios que se producen en el mundo del fútbol y asegurarse de quién es realmente nuestro contrincante.

El incidente no será uno de los momentos más recordados en la historia del fútbol de Bahréin.

"No sé lo que realmente ocurrió, ni me interesa. Solamente quiero olvidar esta experiencia cuanto antes", afirmó Hickersberger.

De momento el ministro de deportes de Tongo, Christophe Tchao, declaró que pedirá a la FIFA que investigue y que no cesará hasta destapar todo el asunto.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.