Atletas y tabaco: un problema doble

Wayne Rooney
Image caption En el Reino Unido, se produjo un escándalo al saberse que Wayne Rooney era fumador.

Cuando se descubrió que el ariete del Manchester United y seleccionado nacional inglés, Wayne Rooney, fumaba, su caso provocó escándalo en el Reino Unido.

Sin embargo, no es el único atleta bien pagado que fuma.

Otros atletas, incluyendo al futbolista Zinedine Zidane y el basquetbolista Michael Jordan han sido fotografiados fumando.

Pero, ¿no deberían cuidar de su cuerpo a todas horas, incluso al final de una temporada? ¿Y no tendrían que servir de mejor ejemplo?

Héroes atléticos

Para Jean King, directora de control de tabaco de Cancer Research UK, los atletas, y particularmente los futbolistas, están obligados a comportarse como modelos de conducta.

"La gente joven está tan involucrada con el deporte que se establece un vínculo entre eso y una vida de glamour", dijo.

"Algunos jóvenes comenzarán a fumar sólo porque vieron fumar a su héroe", agregó.

Anna Gilmore, profesora de salud pública en la Universidad de Bath, está de acuerdo con que los atletas tienen una responsabilidad con sus admiradores.

"Sabemos que los niños son influenciados en gran medida por quienes tienen alrededor. Los niños que crecen con padres o hermanos que fuman, tienen más posibilidades de convertirse ellos mismos en fumadores."

"También sabemos que el patrocinio del tabaco en el deporte motiva a los niños a fumar. De manera que cualquier modelo de conducta negativo, incluyendo el de los astros del deporte, podría tener un efecto desastroso", añadió Gilmore.

En el Reino Unido cerca de un 6% de los jóvenes entre 11 y 15 años admite ser fumador regular.

Y las estadísticas muestran que aquellos que empiezan a fumar antes de los 16 encuentran muy dífícil dejar el hábito.

Repercusiones sobre la salud

Al mismo, los atletas también deberían preocuparse del efecto que tiene la nicotina sobre su propia salud y rendimiento.

"El tabaco tiene un efecto muy negativo sobre la salud y nuestra habilidad para funcionar como atletas", explicó Gilmore.

Image caption Quienes fuman desde muy jóvenes hallan dificultades para abandonar el hábito.

"Tiene un impacto significativo sobre los sistemas respiratorio y cardiovascular, los que son esenciales para el rendimiento atlético", aseguró.

Al fumar regularmente, los atletas - entre otros - sufren un descenso de la función pulmonar, que es vital para el ejercicio, ya que la resistencia y el rendimiento se ven afectados porque el cuerpo recibe una cantidad de oxígeno inadecuada.

Los fumadores también tienden a sufrir de falta de aire mucho más que los no fumadores, en la medida en que sus músculos y el coraazón exigen un oxígeno que los pulmones no están en condiciones de proporcionar.

El hábito de fumar también afecta al corazón y la salud del sistema circulatorio e incluso puede reducir nuestra capacidad para recuperarnos de heridas y lesiones.

Presión social

No obstante, Simon Clark director de un grupo que aboga por los derechos de los fumadores, Forest, afirma que es errado culpar a los atletas por la cantidad de gente joven que empieza a fumar

"Las investigaciones indican que es la presión social y la influencia de parientes lo que motiva a fumar a la gente joven", afirmó.

"La películas con celebridades o atletas que fuman tiene relativamente poco impacto."

Según Clark, Rooney y otros atletas son gente adulta que tiene el derecho a fumar sin que se les convierta en chivos expiatorios.

"Los responsables de que haya nuevos fumadores son quienes les venden tabaco a los menores de edad. Debemos aplicarles todo el peso de la ley y dejar tranquila a la gente como Rooney", aseveró.

Sin embargo, Amanda Amos, profesora de promoción de la salud en la Universidad de Edimburgo, enfatizó que está bien documentado que los modelos de conducta sí juegan un papel importante en impulsar a los jóvenes a fumar

"Los modelos de conducta en los medios de comunicación también tienen influencia. Varios estudios han demostrado que estar expuesto a imágenes de gente fumando en la películas aumenta los riesgos de que la gente joven se transforme en fumadora".

Asimismo, Amos piensa que es probable que imágenes de otros medios con "héroes" que fuman tengan influencia, como por ejemplo las imágenes de revistas, de televisión y la internet

"En investigaciones que he llevado a cabo con gente joven, no han tenido problema en citarme celebridades que ellos han visto fumando", dijo.

Contenido relacionado