Discriminación racial y pobreza: la desigualdad de Louisville, la ciudad en la que entierran a Mohamed Alí

Louisville, la ciudad natal de Mohamed Alí. Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Louisville recibe a su hijo más famoso 60 años después. Aunque hay cosas allí que no han cambiado con el tiempo.

Mohamed Alí creció en los años 50 en un barrio pobre de la segregada ciudad de Louisville, en Kentucky, EE.UU.

Este viernes, su ciudad natal es el escenario del funeral de quien se convirtió en una leyenda del boxeo y del deporte mundial.

Pero en esta ciudad donde habitan unas 600.000 personas, la discriminación racial y la pobreza no han cambiado.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption En Grand Avenue 3302 se encuentra la renovada casa rosada donde se crió Alí.

El mismo día en que Alí murió en un hospital de Arizona, en una pequeña esquina de su barrio de la infancia en el oeste de Louisville abrió una tienda.

Tony Martin, el dueño del comercio, también creció en este barrio llamado Parkland y recientemente regresó para abrir la tienda, ubicada a la vuelta de Grand Avenue 3302, la casa donde creció Alí.

Esta semana, cientos de fanáticos peregrinaron rumbo a dicha renovada casa rosada, la cual abrió como un museo de Alí justo la semana antes de su muerte.

Martin dice que volvió para generar trabajos en la comunidad con su tienda y con el restaurante que se encuentra al lado, llamado Prime Time Fish and Barbecue.

Image caption Tony Martin abrió una tienda a la vuelta de la casa de la infancia de Alí.

"Está mucho peor", dice Martin sobre el barrio. "Hay muchos asesinatos a nuestro alrededor. Es triste... Probablemente tenemos entre 20 y 25 homicidios en un radio de tres o cuatro cuadras".

Las calles están repletas de casas abandonadas y sólo hay unos pocos negocios. La casa en Grand Avenue3302 estuvo vacante durante varios años antes de que dos abogados de fuera de Louisville la compraran.

Incluso después de que comenzaran las renovaciones, se robaron el aire acondicionado instalado en la casa.

"El consumo de heroína ha crecido y hay mucho crimen debido a ello", afirma Martin, quien piensa: "Si mi tienda crece, puedo mejorar mi barrio".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Alí luce la medalla de oro olímpica que luego tiraría al río Ohio tras un acto de discriminación en Louisville.

"La mejor", pero no tanto

Alí amaba su ciudad natal. De hecho, una vez la calificó como "la mejor". Pero también mencionó lo malo del lugar cuando se negó a pelear en la Guerra de Vietnam.

"¿Cómo pueden pedirme que me ponga un uniforme y viaje a 10.000 millas de mi hogar para tirar bombas y disparar a personas marrones en Vietnam, mientras la gente de Louisville a la que llaman negra es tratada como perros y le niegan los derechos humanos básicos?", dijo en 1967.

La leyenda dice que Alí tiró en el río Ohio su medalla de oro ganada en los Juegos Olímpicos de 1960, luego de que le negaran el servicio en un restaurante de su natal Louisville por ser negro.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption La casa de la infancia de Alí estuvo abandonada por muchos años antes de abrir como un museo.

La segregación es parte de la historia de Mohamed Alí, así como también de Louisville. Y al tiempo que este viernes la ciudad recibe a su hijo más famoso para que descanse en paz, es difícil obviar los efectos que tuvo el racismo en el lugar.

"Esta es una ciudad muy políticamente correcta y no siempre hablamos de temas difíciles como la raza", dice Sadiqa Reynolds, presidente de la Liga Urbana de Louisville, una organización que brinda asistencia a familias afroamericanas.

"Louisville ha crecido mucho, pero todavía nos falta un largo camino para ser 'la mejor'".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption A lo largo de sus 74 años de vida, el boxeador hizo varias visitas a Louisville, incluyendo la gala de apertura del Centro Mohamed Alí en 2005.

En tiempos de segregación

Retondo Halsell, quien vive en una casa de dos pisos cerca del antiguo hogar de Alí, todavía recuerda cuando fue transferido de la escuela secundaria sólo para negros a la que también fue el boxeador.

Para sus últimos dos años de secundaria, Halsell fue transferido a uno de los suburbios más ricos del este de Louisville.

Era 1975, el inicio del mandato judicial de desegregación en Louisville y en muchas otras ciudades alrededor del país.

"Nunca había visto a una persona blanca de verdad", cuenta Halsell. "Era todo un desorden".

Al principio Halsell y sus amigos transferidos comenzaron a vandalizar su nuevo centro educativo para forzar su regreso. Sin embargo, varios meses después, decidieron aceptar el cambio.

Image caption Un complejo edilicio fue pintado con el objetivo de embellecer el barrio Parkland.

Recuerda que, como adolescente criado en un complejo habitacional, se sentía impactado por el tamaño de las casas de sus amigos blancos.

"Me dije que el día que tuviera mi propia casa, la haría como ésas pero en mi propio barrio. Eso es lo que me inspiró a construir esto", dice señalando su casa, la más grande de la cuadra.

Hoy en día, Louisville es una de las dos ciudades de EE.UU. que ha continuado los programas completos de desegregación para escuelas. La ciudad optó por seguir transfiriendo a los estudiantes para asegurar la integración.

Según Sarah Garland, autora del libro Divided We Fail ("Separados fracasamos") sobre desegregación en Louisville, gracias a este sistema los niños afroamericanos pueden disfrutar de escuelas más nuevas y modernas, al tiempo que las familias blancas cuyos hijos son enviados a centros educativos más pobres hacen lobby para conseguir más presupuesto.

Image caption El mapa de Louisville muestra los hogares de residentes afroamericanos en verde y de blancos en anaranjado.

Lo que no cambia

Pero la desegregación no pudo solucionar todos los problemas e incluso exacerbó algunos.

Por ejemplo, tras 40 años de desegregación, la ciudad todavía está dividida racialmente. La parte oeste de la ciudad es predominantemente afroamericana, mientras que la este es sobre todo blanca.

En 2015 los homicidios aumentaron a 84, y el 75% de ellos ocurrió en el lado oeste. Dos tercios de las víctimas fueron de raza negra, a pesar de que los afroamericanos son sólo el 22% de la población.

El promedio de ingresos y nivel educativo son menores, mientras que las enfermedades cardíacas y diabetes son mayores en el oeste.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Los residentes de Louisville hicieron fila toda la noche para poder entrar al funeral de Alí.

"Louisville es una ciudad muy intensamente segregada", afirma Cathy Hinko, directora ejecutiva de la Coalición de Vivienda Metropolitana, una agencia por la igualdad de acceso a la vivienda.

Si bien las prácticas discriminatorias en el acceso al hogar son ilegales, se siguen tomando algunas acciones más mundanas como no construir casas accesibles en barrios ricos.

De todos modos, cuando ocurren incidentes desagradables, los residentes suelen acudir al legado de Mohamed Alí para unirse.

En setiembre de 2015, las paredes blancas del Centro Islámico de Louisville, la mezquita donde Alí iba a rezar cuando se encontraba en su ciudad natal, fueron atacadas y manchadas.

El doctor y líder local Muhammad Babar cuenta: "Siguiendo el camino del campeón, su mensaje de compasión, amor y paz, toda la ciudad vino a limpiar el centro".

Temas relacionados

Contenido relacionado

En otros sitios BBC