Camisetas rotas, balones que explotan y canchas con baches en la Eurocopa 2016

Albania Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Se grita con todo el alma, el histórico gol de Armando Sadiku para Albania, el primero de toda su historia en una Eurocopa.

Esta vez no hubo un gol agónico, pero el empate sin tantos frente a Suiza dejó contenta a la selección anfitriona como líder y al conjunto helvético con el pase a octavos de final en el cierre del grupo A de la Eurocopa 2016.

El tercer puesto fue para Albania, que consiguió una histórica victoria sobre Rumania gracias al tanto de Armando Sadiku, el primero que anotan en la fase final de un torneo de fútbol.

Eso fue lo más destacado de una fecha que será recordada más por los problemas que hubo con camisetas, balones y terrenos de juego que por el fútbol.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Paul Pogba fue una amenaza para la portería suiza en la primera parte, con dos remates que golpearon en el travesaño.

En Lille, Francia estuvo más cerca de la victoria al enviar tres balones al travesaño, el último después de una gran galopada de Sissoko por la derecha, centro al segundo palo y remate de volea y a la carrera de Dimitri Payet. Fue espectacular, pero la pelota no entró.

Los otros dos fueron obra de Paul Pogba, que tuvo un primer tiempo imponente, pero en el segundo bajó mucho su nivel.

Suiza se acercó con timidez y reclamó un penalti por agarrón de Bacary Sagna sobre Admir Mehmedi, pero el árbitro esloveno Damir Skomina dejó que siguiera la jugada.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El suizo Granit Xhaka fue uno de los que sufrió un problema con su uniforme.
Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Behrami pisa el balón con fuerza y lo revienta, una imagen poco común en el fútbol profesional.
Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Hubo muchas críticas por la condición del terreno de juego en Lille, afectado por las fuertes lluvias que se han registrado en el norte de Francia.

El 0-0 en el marcador mantuvo la tendencia de ser una Eurocopa de pocos goles y traspasó la atención a otras anécdotas, como las cinco camisetas rotas del equipo suizo en pleno partido, el balón que explotó en el campo y las continuas caídas de los jugadores por el pésimo estado del terreno de juego.

Gol para la historia

Albania llegó a la Eurocopa a competir y así lo hizo frente a Suiza y Francia, contra quienes vendió muy cara la derrota.

Frente a Rumania se jugaba la única esperanza de clasificar a la siguiente fase y no la desperdició.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Sadiku se eleva y cambia la dirección del balón ante la desesperación del portero rumano Alibec.

Desde el inició salió a buscar el arco contrario y tuvo una oportunidad de oro que desperdició Lenjani, sin duda un fallo que no olvidará.

Pero en lugar de bajar la cabeza, Albania siguió presionando hasta que Armando Sadiku se elevó, flotó en el aire y cabeceó ante la mala salida del portero Alibec, que no pudo evitar que el balón fuera a parar al fondo de la red.

La celebración posterior reflejó el valor de ese gol, su significado, que resultó crucial para conseguir la victoria.

Albania terminó con tres puntos yse aferra a la posibilidad de clasificar a octavos de final como uno de los mejores terceros, aunque tendrá que esperar que se definan los otros grupos.

Rumania quedó eliminada.

Este martes se cierra el grupo B con los cuatro equipos buscando la clasificación. Inglaterra se enfrenta a Eslovaquia y Gales lo hace contra Rusia.

Contenido relacionado