Antoine Griezmann, el futbolista francés más uruguayo que disputó la final de la Eurocopa contra Portugal

Griezmann Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption En el día previo al debut de Francia en la Eurocopa, Griezmann fue fotografiado junto a compañeros de la selección con su termo y mate en mano.

Auriculares, cara de concentración, termo y mate: la imagen es típica de la llegada de los futbolistas de la selección uruguaya a los partidos y entrenamientos de la selección celeste. Sin embargo, esta vez el protagonista es un francés.

A la derecha de la fotografía se puede ver a Antoine Griezmann llegando al hotel en París de la selección francesa, en el día previo a su debut en la Eurocopa, con el termo y mate en la mano.

Es difícil establecer exactamente cuándo el delantero de 25 años adquirió el gusto por la infusión típica rioplatense. Lo seguro es que lo lleva a todas partes bajo el brazo, cual uruguayo.

"Los buenos hábitos no se cambian: un matecito antes del juego de esta noche", tuiteó Griezmann en junio del año pasado, antes de un amistoso internacional entre Francia y Bélgica, acompañando el texto con una selfie de él con su mate.

Derechos de autor de la imagen Twitter
Image caption "Los buenos hábitos no se cambian: un matecito antes del juego de esta noche", tuiteó Griezmann.

Dos meses después compartió una nueva foto, esta vez desde China junto a sus compañeros del Atlético Madrid, en donde se lo ve "estrenando nuevo mate": el que le regaló el capitán de la selección uruguaya y compañero colchonero, Diego Godín.

Ese es el mismo mate con el que llegó a la Eurocopa, el torneo cuya final jugó este domingo con Francia frente a Portugal, aunque este último acabó ganando el campeonato.

El francés guarda en su corazón azul un rincón celeste.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Francia venció 2-0 a Alemania y clasificó a la final de la Eurocopa. Ambos goles fueron de Griezmann, quien luce la camiseta número 7.

"Uruguay nomá"

Godín no es el capitán del Atlético, pero así lo llamó Griezmann el 26 de marzo pasado, después de que Uruguay consiguiera un meritorio empate 2-2 contra Brasil de visitante.

"Como dice el capitán @diegogodin: Uruguay Nomaaaaaaaa!!!!!!", tuiteó el francés como si fuera un uruguayo más.

Es que nadie en el país alentaría a la celeste usando la letra ese final de la palabra "nomás".

En la Copa América, el delantero volvió a acudir a la red social para hinchar por los charrúas: "Primer partido hoy para @Uruguay! Mucha suerte #UruguayNoma".

Derechos de autor de la imagen Twitter
Image caption En la Copa América alentó a Uruguay vía Twitter.

Griezmann no sólo sabe cebar mate y alentar como un uruguayo más. También conoce las canciones de la hinchada del equipo uruguayo Peñarol.

En un video que circuló en internet en abril de este año, se ve al francés cantando "Y dale alegría a mi corazón" del músico Fito Páez adaptado para alentar a uno de los dos cuadros más importantes del fútbol uruguayo.

En ese entonces, el dirigente de Peñarol Ignacio Ruglio declaró: "Lo voy a hacer socio. Me pidió las camisetas 9 y 7, que son sus números favoritos".

La afinidad del francés por Uruguay podría parecer una excentricidad, pero no lo es. Está vinculada a su pasado y presente futbolístico.

Una carrera rodeado de uruguayos

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Godín consolando a Griezmann tras perder la última final de la Champions.

De pequeño, Griezmann llegó a creer que no podría jugar al fútbol profesionalmente. En cada lugar que lo probaban le decían lo mismo: eres muy bajo.

El primero en ver más allá de sus 1,75 metros de altura fue el entrenador uruguayo Martín Lasarte.

"No lo puedo explicar, porque no se pueden medir estas cosas. Pero nunca tuve dudas con lo que nos podía dar", dijo Lasarte al diario argentino La Nación recordando la pretemporada de 2009 en que citó a Griezmann para el plantel de primera de la Real Sociedad.

Por aquel entonces, en la Real Sociedad jugaba Carlos Bueno, delantero uruguayo y figura indisociable de Peñarol. Con él, Griezmann aprendió cómo anticiparse para cabecear a pesar de su físico, contó Lasarte.

De hecho, según Lasarte, su contacto con los uruguayos de la Real Sociedad y luego del Atlético Madrid hicieron que Griezmann completara su habilidad futbolística francesa con la picardía y la garra charrúas.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El baile con el que festeja sus goles Griezmann es objeto de memes en internet.

Festejos charrúas

En los últimos meses, Griezmann ha festejado sus goles haciendo el paso del músico Drake en su video "Hotline bling". Pero no siempre ha sido así.

En enero de 2015, en un partido contra el Levante, tanto Godín como Griezmann convirtieron goles e hicieron el mismo festejo del arco y flecha típico del delantero uruguayo Alexander "Cacique" Medina, quien estaba de visita por España.

Sin embargo, la reacción más auténticamente uruguaya del francés se pudo ver durante esta misma Eurocopa.

En el partido contra Albania que le dio a Francia la clasificación a la segunda ronda del torneo, Griezmann entró desde el banco y convirtió el gol decisivo en el minuto 90, pero no bailó ni tiró flechas.

Griezmann descargó todas las presiones gritando (sin taparse la boca) un insulto en español acompañado del "vamo" (también sin ese) que es sello uruguayo.

Contenido relacionado