El año en el que todo un continente boicoteó el Mundial

Mundial 1966 Derechos de autor de la imagen AP
Image caption La reina Isabel le presentó la Copa Mundial y el premio Jules Rimet al capitán ingles Bobby Moore en 1966.

Aunque es más recordada por la victoria de Inglaterra con un polémico gol en la final y las gloriosas exhibiciones del portugués Eusebio y de Corea del Norte, el Mundial de 1966 también es el único que ha sido boicoteado por todo un continente. Piers Edwards, de BBC Focus on Africa, nos habla del porqué de un boicot que cambió para siempre el mundo del fútbol.

línea

El ghanés Osei Kofi fue descrito una vez como uno de los mejores jugadores del mundo por Gordon Banks, el mítico portero con el que Inglaterra ganó la Copa del Mundo ese año.

Pero es muy posible que nunca hayas oído hablar de Kofi, quien le anotó cuatro goles a Banks en dos amistosos.

Esto se debe a que el jugador ghanés, a quien llamaban "la orquesta sinfónica de un hombre", nunca llegó a desplegar su juego en un Mundial.

Image caption Antiguos jugadores de la selección ghanesa: Osei Kofi, izquierda, y Kofi Pare, derecha.

Se le negó esta posibilidad cuando África boicoteó drásticamente el torneo.

En ese momento, el equipo de Ghana, las "Estrellas Negras", había sido campeón de África en 1963 y 1965.

"Teníamos el equipo adecuado en aquel tiempo", le dijo Kofi, ahora pastor de una iglesia, a la BBC en Accra, la capital de Ghana. "Teníamos los hombres necesarios, los que eran fuertes e inteligentes".

"Podríamos haber llegado a la Copa del Mundo en cualquier momento".

En enero de 1964, la FIFA decidió que de los 16 equipos que irían al torneo, diez vendrían de Europa, cuatro de América Latina y uno de la región de Centroamérica y el Caribe.

Esta medida sólo dejo un puesto para ser disputado por tres continentes: África, Asia y Oceanía.

Image caption En un telegrama dirigido a la FIFA, Ohene Djan llama la decisión "patética".

Enseguida, el director de deportes de Ghana Ohene Djan, quien también era miembro del Comité Ejecutivo de la FIFA, denunció la decisión.

"Afirmo fuerte objeción a la injusta disposición de la Copa Mundial para los países de Asia y África PAREN", se quejó en un telegrama dirigido a la FIFA.

El tono de Djan derivó de Kwame Nkrumah, el presidente de Ghana, que se había convertido en 1957 en la primera nación subsahariana en lograr su independencia.

Nkrumah quería utilizar el fútbol para unir a África y le había dicho a Djan que hiciera todo lo necesario por poner al equipo ghanés en el Mundial.

Image caption La nota enviada por la CAF a la FIFA advirtiéndoles de un posible boicot.

La política y el terreno de juego

Tras su fundación en 1957, la Confederación Africana de Futbol (CAF) era la única organización panafricana que existía.

Con base en El Cairo, la CAF se convirtió en la primera asociación deportiva del mundo en expulsar a Sudáfrica, como resultado de la política de apartheid (o segregación racial) del gobierno, en 1960.

En julio de 1964, la CAF decidió boicotear el Mundial de 1966, a no ser que a África le dieran el lugar que consideraba merecer.

Derechos de autor de la imagen Tadele Tessema
Image caption Tessema Yidnekatchew, izquierda, fue uno de los mayores lideres del boicot.

Hasta ese momento, el único país africano que había participado en una Copa Mundial era Egipto, una sola vez, en 1934.

La FIFA no aceptó la proposición.

"Ya que las medidas del Comité Organizador son definitivas, no creo que por el prestigio de la FIFA, sea buena idea alterar las decisiones, incluso si algunos de los argumentos de Tessema parecen razonables", escribió el Secretario General de la FIFA Helmut Kaser en 1964.

Así que en octubre de ese año, la CAF cumplió su amenaza: los 15 equipos africanos elegibles para el Mundial declararon que no participarían en el torneo.

Image caption Nota en la cual la FIFA rechaza la demanda de los equipos africanos.

"No fue una decisión difícil", dice Fikrou Kidane, asesor del actual presidente de la CAF.

"Fue una cuestión de prestigio. La mayor parte del continente estaba luchando por su propia independencia y la CAF tenia que defender el interés y la dignidad de África".

"La hubiésemos ganado"

A pesar de no haber podido participar en la competencia, Osei Kofi dice no guardar rencor.

"Deberíamos haber lamentado no haber jugado en la Copa Mundial, pero fue una trampa", dice. "No era justo. Y le dolió a la FIFA que África hiciera esto".

Derechos de autor de la imagen ALLSPORT/Getty Images
Image caption Geoff Hurst mara el controversial tercer gol contra Alemania Occidental en la final de 1966.

No todos piensan igual.

"No conozco a ninguno de nosotros que diga que no se arrepiente", dice Kofi Pare, otro jugador de Ghana de los sesenta.

"Después de haber visto el Mundial, supimos que lo hubiéramos hecho mejor. Creo que éramos uno de los mejores equipos".

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Bobby Moore, capitán del equipo ingles, celebrando la victoria de su equipo en 1966.

La FIFA finalmente reaccionó.

Dos años después del torneo, en el que Inglaterra salió coronada en su propio territorio, se votó unánimemente otorgarle a África un lugar propio en el próximo torneo. Asia también ganó uno.

El boicot había funcionado.

"Creo que fue absolutamente crucial", dice el historiador de fútbol Tom Linson.

"Si la FIFA se hubiese mostrado obstruccionista, el mundo del fútbol se hubiese ido en una dirección completamente diferente".

Hoy en día, África tiene cinco lugares de los 32 que compiten en la fase final del Mundial. Y en 2010, cuando Sudáfrica se convirtió en el primer país africano en acoger los juegos, tuvo seis.

Derechos de autor de la imagen ALLSPORT/Getty Images
Image caption Sudáfrica fue el primer país africano en organizar la Copa Mundial de la FIFA, en 2010.

Todavía quiere más.

Pero un objetivo ha sido más que cumplido. Desde el boicot de 1966, África ha estado presente en todas las Copas Mundiales de la FIFA.

Temas relacionados