Cuándo y por qué se popularizó el café entre los deportistas que buscan mejorar su rendimiento

Un cilcista toma un café durante el Tour de Francia Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Los ciclistas conocen desde hace rato los beneficios del café en las pruebas de resistencia.

La capacidad estimulante de la cafeína es bien conocida por quienes no son capaces de empezar el día sin una taza de café.

Pero no sólo por ellos.

Maratonistas, triatletas y corredores de larga distancia han estado utilizando esta bebida como combustible desde hace mucho tiempo.

Y en los últimos años, el uso de la cafeína para mejorar el rendimiento se ha extendido a todo tipo de deportes y competencias.

¿Por qué?

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption No sólo los entrenadores de fútbol se pueden beneficiar de la cafeína.

Popularidad creciente

La eliminación de la cafeína de la lista de las sustancias prohibidas de la Asociación Mundial Antidopaje(WADA, por sus siglas en inglés) en el año 2004, es seguramente parte de la explicación.

Y también la popularidad cada vez mayor del café, evidente en la proliferación de cafeterías.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El consumo de café ha aumentado a nivel mundial.

Pero Juan del Coso, de la Universidad Camilo José Cela de España, le explica a BBC Mundo que un mejor conocimiento del impacto del funcionamiento de la cafeína también es parte importante de la respuesta.

"Desde hace rato se sabía que la cafeína aumentaba la resistencia, pero se especulaba que en pruebas que duraban menos de 8 minutos no proporcionaba ninguna ventaja", explica el investigador, quien ha estado trabajando en el tema desde finales de la década de 1990..

"Y jugadores de deportes como el baloncesto, por ejemplo, no acostumbraban a consumirla porque creían que se pondrían más nerviosos y podrían fallar más", afirma.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Los basquetbolistas pensaban que la cafeína no era buena para los tiros libres.

Nuevas investigaciones, sin embargo, han demostrado que no es así.

Y por eso Del Coso, quien en 2008 analizó más de 20.000 muestras y halló evidencia de cafeína en la orinade tres de cada cuatro deportistas, cree que los resultados de una investigación similar hoy serían diferentes.

No sólo habrían más atletas consumiendo cafeína, sino también una distribución más homogénea entre los diferentes deportes y disciplinas, en lugar de la concentración en ciclistas, maratonistas y triatletas de otros tiempos.

"Dos meses de entrenamiento"

"Hemos estado estudiando el impacto de la cafeína en deportes como bádminton, voleibol, rugby, escalada y en todos ellos tiene un efecto positivo", cuenta Del Coso.

"Los atletas saltan más alto, corren más rápido. Y la cafeína no afecta la precisión", le dice a BBC Mundo.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El café también ayuda a mantener la concentración.

Según del Coso, sus investigaciones sugieren que una dosis de entre 3 y 6 mg de cafeína por kilogramo de peso antes de un evento mejora el rendimiento de los atletas entre un 3% y un 8%.

"Puede no parecer mucho pero es una gran diferencia: equivalente a más o menos 2 meses de entrenamiento", destaca el experto.

Y la Asociación Internacional de Nutrición Deportiva coincide, destacando además que la evidencia sugiere que dosis mayores (de 9 mg para arriba) ya no hace una diferencia.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Las bebidas energéticas, como Red Bull, son una importante fuente de cafeína.

En su posición oficial sobre el tema, publicada en 2010, la asociación destaca el efecto de la cafeína sobre la concentración durante episodios extendidos de ejercicio exhaustivo.

"Y es beneficiosa durante ejercicios de alta intensidad, incluyendo los deportes de equipo como el fútbol y el rugby, que requieren de actividad intermitente en un plazo de duración prolongada", se lee en el documento.

No sólo café

Los deportistas tienen además a su disposición cada vez más productos con dosis de cafeína, especialmente en barras y bebidas energéticas.

Pero hay empresas que recientemente han empezado a ofrecer un café especial para aquellos que prefieren ingerirla de una forma más tradicional: en una taza un humeante líquido negro.

Derechos de autor de la imagen TrueStart
Image caption Hay cefés que prometen 95 mg de cafeína por cucharada de café colombiano.

"No todos los cafés tienen el mismo nivel de cafeína, así que lo que nosotros hacemos es ofrecer uno con un nivel garantizado para mejores resultados", le dice a BBC Mundo Helena Hills, cofundadora de una de ellas.

"Somos una alternativa natural a las bebidas energéticas", asegura.

Demanda creciente

Según Hills, su compañía utiliza para su molienda exclusivamente café arábigo de las montañas de Antioquia, Colombia.

Y su joven empresa, lanzada en mayo del año pasado, ha estado duplicando sus ventas todos losmeses durante los últimos cuatro meses, afirma.

La posible demanda fue identificada por Hill y su esposo hace un par de años, cuando ambos estaban entrenando para unironman -la modalidad más exigente del triatlón- y se dieron cuenta de que su habitual taza de café no siempre les producía el mismo efecto.

Aunque los niveles de cafeína en la bebida no son lo único que puede explicar por qué no siempre se obtienen los mismos resultados.

No todo el mundo responde igual a la sustancia, explica Del Coso, quien actualmente está dedicado a investigar las diferencias genéticas que podrían explicar esto.

Cuando se consume cafeína de manera regular los receptores de nuestro cuerpo se van saturando, por lo que cada vez hay que ingerir mayores cantidades para obtener resultados similares, apunta el experto.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Los consumidores habituales de café deben evitarlo temporalmente para maximizar el efecto.

"Por eso, para que tenga mayor efecto, lo recomendable es hacer una especia de 'aclarado' de los receptores dejando de consumir cafeína por varios días", le dice a BBC Mundo.

Efectos secundarios

Del Coso, sin embargo, no parece convencido de que el café sea el mejor vehículo para los atletas que buscan mejorar su rendimiento gracias a la cafeína.

"Es una sustancia que se absorbe muy rápido: el mecanismo más lento la mete en la sangre en no más de 45 minutos", explica, lo que significa que, en ese sentido, no hay mucha diferencia en si se consume en forma de café, bebidas o barras energéticas o incluso cápsulas.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El café puede no ser la forma ms eficiente para ingerir cafeína.

Los cafés regulares, sin embargo, no contienen mucha cafeína, por lo que hay que beber grandes muy cantidades para garantizar un impacto significativo en el rendimiento deportivo.

Y como el café tiene más de 300 compuestos activos, además de una mayor ingesta de agua esto también implica un consumo elevado de sustancias que pueden causar efectos secundarios, como problemas en el aparato digestivo.

Entre los efectos negativos de la cafeína, por su parte, hay problemas de insomnio.

Y cerca de un tercio de los deportistas que la utilizan también reportan sentirse más nerviosos y activos después de sus eventos, afirma Del Coso.

Según la Sociedad internacional de Nutrición Deportiva, sin embargo, "la literatura científica no sugiere que la cafeína cause diuresis ni ningún otro cambio negativo en el balance de fluidos durante el ejercicio".

Y si la WADA decidió retirar a la cafeína de su lista de sustancias prohibidas en 2004, es porque no cumple con dos de los tres criterios necesarios para entrar a la misma, entre ellos representar un riesgo para la salud de los atletas.

Según la agencia antidopaje, la cafeína tampoco viola el espíritu deportivo, pues, por ejemplo, no está disponible solamente para los atletas de los países más ricos.

Y aunque sí mejora el desempeño competitivo, en opinión del profesor Del Coso eso no debe verse como una invitación para que todos los deportistas consuman cafeína.

Image caption Son muchos los que no pueden vivir sin café.

"Yo la recomendaría en el caso de las competiciones de alto rendimiento, porque ya es bastante probable que la estén tomando los rivales y eso evitaría que partan con ventaja", le dice a BBC Mundo.

"Pero a los aficionados, a las personas que salen a hacer ejercicio para sentirse bien, no se las recomendaría", concluye.

Temas relacionados

Contenido relacionado