Los usos del balón que se ve en los gimnasios y que quizás no sabes para qué sirve

Mujer haciendo abdominales con un balón suizo Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption La pelota es conocida con una gran variedad de nombres.

Al igual que la variedad de colores que suele tener, la cantidad de usos que brinda también es muy amplia.

Así como todos los nombres con que se conoce.

El balón suizo, la pelota para pilates, fitball o pelota de nacimiento, para mencionar sólo unos, es una de las herramientas más completas que existen para ponerse en forma o para trabajos fisioterapéuticos.

Partiendo desde el desequilibrio y la inestabilidad propio de un objeto redondo de gran diámetro (entre 35 y 85 centímetros) construido con material elástico, el balón suizo impulsa el balance de las personas al trabajar constantemente los estabilizadores del cuerpo.

Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption Con una pelota de pilates se puede adoptar una rutina de ejercicios para buscar flexibilidad y tonificar los músculos.

"Cuando haces ejercicios sobre una superficie inestable, haces un trabajo más intenso y exigente porque estás corrigiendo y estabilizando la posición, por lo que activas un mayor número de músculos", le explicó a BBC Mundo Francisco Sánchez Diego, director del centro femenino Vivafit de Santander, España.

"Trabajas mucho el 'core' y obtienes bastantes beneficios en el fortalecimiento, tono muscular, flexibilidad y equilibrio", agregó el preparador físico español.

Multiuso

Pero el origen del balón suizo o pelota de equilibrio no tuvo como finalidad un cuerpo de Adonis, sino una función terapéutica y de rehabilitación.

Los primeros en utilizarlos para tratamiento médico fueron la británica Mary Quinton, en recién nacidos y bebés, y la doctora suiza Susanne Klein-Vogelbach, quien la integró en una rutina de ejercicios diseñada para el tratamiento del desarrollo neurológico.

Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption En un principio la pelota tuvo un uso terapéutico.

A partir de esos primeros usos en los años 60, el balón suizo comenzó a adoptar una amplia cantidad de funciones a medida que se iban descubriendo los beneficios que ofrecía tanto a nivel funcional como para mejorar el físico de las personas.

"Simplemente al estar sentado en un fitball ya estás trabajando un gran número de músculos sin darte cuenta", comentó Sánchez Diego.

"Para lograr el equilibrio vas a activar indirectamente toda la musculatura de la cadera, lo que es el core".

Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption Muchas personas optan por sentarse sobre un balón suizo a una silla en la oficina.

Por su forma, la pelota exige que la personas adopten una postura erguida que ayuda a prevenir o a rehabilitar problemas de espalda.

Otro de los usos más habituales es en las mujeres embarazadas.

Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption Uno de los usos más populares de la pelota es con las mujeres embarazadas.

"Al sentarse encima de un balón, las mujeres embarazadas están haciendo ejercicios de apertura de caderas. Hace que su pelvis se abra, lo que estimula que el feto se coloque mejor", explicó el director del centro femenino Vivafit.

Intensidad

En cuanto a la tonificación, Sánchez Diego resalta que lo que hace la pelota es intensificar el ejercicio.

"Le das un toque de exigencia mayor al ser una superficie inestable, porque al mismo tiempo que estás realizando el ejercicio también estás obligado a estabilizar tu cuerpo para mantener el equilibrio".

Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption El trabajo de las piernas se incrementa con el uso del balón suizo ya que perfecciona la posición al hacer sentadilla.

Además de los músculos estabilizadores que están en el core, el balón suizo también sirve para trabajar las piernas y lo brazos, haciendo sentadillas o flexiones con los codos cerrados.

Asimismo es apto para trabajar a cualquier nivel, desde principiante a avanzado, aunque siempre es recomendable seguir las instrucciones o estar supervisado por un especialista para evitar que con una mala postura se corra el riesgo de lesiones.

Otra ventaja es que al no estar en una superficie estable, las personas suelen concentrarse más para no perder el equilibrio.

Temas relacionados

Contenido relacionado