Los mejores ejercicios para ponerse en forma después de una lesión en las piernas

Tobillos Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption Las lesiones en el tobillo son muy comunes en especial en deportistas de alta competencia.

¿Es posible poder volver a estar en la misma forma física después de una fractura o una lesión en alguna parte de las piernas?

Es posible. Pero hay que tener cuidado.

"No se trata que cuando ya puedes ir a hacer ejercicio, te vas a ir correr o a trotar como antes de la lesión.", le dijo a BBC Mundo la fisioterapeuta colombiana Catalina Álvarez Castaño, de Wake Up Rehabilitación Funcional.

"La recuperación es un proceso gradual y toma tiempo", agregó.

Tras una fractura o un esguince la pierna afectada debe estar quieta para su recuperación.

Y esto causa que los músculos se atrofien, se altere la circulación de la sangre y pueda pueda producir algunos coágulos.

"Las piernas son fundamentales para el equilibrio, para sostener el cuerpo, para correr, caminar. La recuperación debe ser integral", explicó.

Por eso la primera recomendación es consultar con tu médico cuál es el mejor proceso de rehabilitación.

En BBC Mundo, con la guía de la fisioterapeuta Álvarez Castaño y el portal Wikihow, quisimos hacer un recuento de algunos métodos para volver a estar en forma tras la recuperación de una fractura o una esguince en las piernas.

Circulación

En el momento en que se produce la lesión la pierna debe ser inmovilizada.

Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption Ponerse en puntillas es otro ejercicio para la flexibilidad.

Y esto afecta el sistema circulatorio de esta zona del cuerpo que depende del movimiento para que fluya la sangre.

"Cuando se inmoviliza la zona afectada, el proceso de circulación se ve afectado en el momento de retornar al corazón por la falta de movimiento de los músculos", explicó Álvarez.

"A los pacientes se les pide que durante estos meses tengan la pierna levantada o que hagan algún movimiento leve que permita el retorno de la sangre".

  • Ejercicio uno: estirar el pie hacia adelante y hacia atrás. "Esto va a permitir que el flujo de sangre vuelva a circular de alguna manera mientras se recupera", anotó.
  • Ejercicio dos: doblar las rodillas hacia el pecho. Esto permitirá aumentar la circulación en la parte superior de las extremidades.

Rango de movimiento

Después de una operación o de varios días de quietud para recuperarse de un esguince o fractura es fundamental que los músculos vuelvan a obtener la misma capacidad de movimiento que tenían ante de la lesión.

Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption Estirar las manos para intentar agarrar los pies es un buen ejercicio para alcanzar flexibilidad tras una lesión.

"En esta fase de la recuperación se producen nuevos tejidos que hay que reentrenar, por eso se hace énfasis en recuperar todas las funciones que tenía la pierna en el momento de lesionarse", señaló la especialista.

"Es un momento crítico, porque si no se hace bien, es posible que se produzca una fibrosis (exceso de tejidos conectivos) que solo pueda corregirse mediante otra cirugía".

  • Uno: de pie y suavemente tratar de empinarse o ponerse en puntillas.
  • Dos: inclinarse y tratar de alcanzar la punta de los pies. Si no se puede alcanzar la punta de los pies, hasta donde lo permita el cuerpo.

Mejorar el equilibrio

El balance del cuerpo reposa en las dos extremidades inferiores. Por eso uno de los ejercicios de recuperación tiene que ver con el equilibrio.

Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption Uno de los aspectos fundamentales que busca la rehabilitación es recuperar la capacidad de balance y equilibrio de las piernas.

"Algunos receptores en los huesos y los músculos necesitan conectarse de nuevo con sus funciones básicas. Por eso se hace un trabajo con el balance del cuerpo", explicó la fisioterapeuta.

  • Uno: de pie, levantar uno de los dos pies e intentar permanecer balanceado por cinco segundos.
  • Dos: pone un pie frente al otro con el talón delante de los dedos, como si estuvieses caminando sobre una cuerda floja.

Deportes de bajo impacto

Es natural cuando se logra fortalecer los músculos y optimizar el rango de movilidad tras unas buenas sesiones de fisioterapia, se quiera retornar a la rutina de ejercicios que se tenía antes de la lesión.

Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption Los aérobicos acuáticos son una excelente forma de volver a ponerse en forma tras recuperarse de una lesión en las piernas sin arriesgar la zona afectada.

Pero ojo.

"Hay que consultar con el doctor que te atiende si ya es hora de volver a ejercitarse de forma normal. Lo más recomendable es empezar con ejercicios de bajo impacto como caminar o los aérobicos acuáticos", explicó.

Una buena manera para saber cuándo se esta listo para volver a trotar o correr: si puedes caminar 3 kilómetros sin que te duela en la zona afectada.

"Otro buen ejercicio es la bicicleta, pero en terrenos llanos. Si hay alguna irregularidad o es una subida, puede haber riesgos", agregó Álvarez..

Y concluyó lo fundamental de todo el proceso de recuperación es la paciencia: "La idea es volver al mismo estado antes de la lesión. Pero es un proceso que toma tiempo y no puede hacerse a la ligera".

Temas relacionados

Contenido relacionado