Cómo llegó Chile hasta la cima en uno de los deportes olímpicos más nuevos: la animación competitiva

Cheerleader chilena Derechos de autor de la imagen Fedecheer
Image caption Chile se ha convertido en el mejor exponente de la animación competitiva en Sudamérica.

Son los campeones del mundo.

Así puede presumir Chile el haber llegado a la cima de uno de los deportes que más recientemente han sido reconocidos por el Comité Olímpico Internacional, la animación o cheerleading, como se conoce en inglés.

El equipo mixto de la delegación sudamericana conquistó el pasado fin de semana la medalla de oro del mundial de animación en la categoría COED Elite, superando a Inglaterra y Puerto Rico, que completaron el podio, y a otros 14 países de todas partes del mundo.

"Finalmente quedamos en primer lugar. La organización nos regaló anillos de campeones mundiales, las medallas de oro y el trofeo. Somos el Team Chile que vino a competir acá", agregó el entrenador César Aracena en declaraciones a la radio Cooperativa de Chile.

Derechos de autor de la imagen Fedecheer
Image caption El equipo chileno campeón del COED Elite en el mundial de animación.

Aracena, junto a Sergio Vidal, obtuvieron el premio de "Entrenadores del año" que otorga la Unión Internacional de Animación (ICU, por sus siglas en inglés), organismo que cuenta con más de 100 federaciones nacionales y 4,5 millones de atletas registrados.

Crecimiento

Con su primera medalla de oro en los mundiales, habiendo conquistado anteriormente las de plata y bronce, Chile sigue los pasos de México hacia la élite de este deporte.

La representación mexicana, que en 2016 conquistó tres medallas de oro a nivel Elite, participó este año en la máxima categoría, la Premier, logrando avanzar hasta la final ganada por la principal potencia de este deporte, Estados Unidos.

Derechos de autor de la imagen Fedecheer
Image caption Chile ha venido progresando poco a poco en los mundiales de cheerleading y en 2017 consiguió su primra medalla de oro.

"Se comenzó a forjar hace más de 10 años y con el paso del tiempo se ha progresados bastante", le dijo a BBC Mundo un portavoz de la Federación Deportiva de Cheerleaders y Grupos de Animación de Chile, Fedecheer.

"Hemos podido contar con la presencia de instructores estadounidenses que ha ido capacitando a nuestros entrenadores para perfeccionar la técnica de las rutinas", agregó.

"No sólo se trata de la dificultad del ejercicio, también es necesario afinar muchos otros detalles que se evalúan como la ejecución, la rigurosidad y la expresividad, ya que se puede perder puntos si se muestran muy agresivos".

Deporte olímpico

El éxito de Chile y la constante presencia de representantes latinoamericanos entre los atletas más destacados de los mundiales de animación refuerza la posición de esta actividad como deporte olímpico, logro que se alcanzó en diciembre del año pasado.

"La animación es un deporte que va creciendo en popularidad. Tiene un fuerte impacto en la juventud y eso lo hemos notado", explicó en su momento el director de deportes del Comité Olímpico Internacional, Kit McConnell.

El cheerleading competitivo es muy diferente al que se suele ver en los deportes profesionales en Estados Unidos, sea en el fútbol americano o el baloncesto, donde se reconocen más como porristas y predomina el aspecto de animación.

Derechos de autor de la imagen Fedecheer
Image caption La animación fue reconocida como deporte olímpico en diciembre del año pasado.

En competencia, en cambio, pueden realizar movimientos similares a gimnastas que participan al más alto nivel y los equipos son juzgados por la habilidad que demuestran en sus coreografías, en las que realizan volteretas baile, pirámides, saltos y diferentes tipos de acrobacia.

En la categoría femenina el ganador fue Inglaterra, otro país que viene dando pasos agigantados en el deporte.

"Estos son resultados en los que sólo podíamos soñar y ahora hacerlos realidad es maravilloso", le dijo a la BBC la entrenadora del equipo, Tori Rubin.

"Esperemos ahora que esta victoria impulse la promoción de la animación competitiva a nuevas cotas".

"Es tiempo que el cheerleading sea reconocido como el difícil e increíblemente atlético deporte que es", resaltó Rubin.

Pese a haber sido aceptado provisionalmente como deporte olímpico, la animación competitiva no formará parte de las Olimpiadas de Tokio en 2020 y deberá esperar un período de tres años para poder solicitar su inclusión en el programa de unos juegos olímpicos.

Temas relacionados

Contenido relacionado