Tiger Woods estaba dormido sobre el volante cuando lo detuvo la policía y "no hubo alcohol involucrado"

Tiger Woods Derechos de autor de la imagen Policia del Condado de Palm Beach
Image caption La policía del condado de Palm Beach (Florida) publicó esta foto del arresto de Woods.

El golfista estadounidense Tiger Woods fue arrestado el lunes por conducir bajo el efecto del alcohol o las drogas en el sur de Florida (EE.UU.), pero el ex número uno del mundo asegura que fue un efecto inesperado de su medicación.

A ello se han sumado información del reporte de la policía que descartan que el alcohol o las drogas estuvieran involucrados.

Las autoridades registraron el arresto de Woods a las 07:18 hora local (11:18 GMT) de este lunes y el deportista fue liberado horas después

Según los reportes de la policía, publicados por varios medios de Estados Unidos, el hombre de 41 años estaba "dormido sobre el volante" y presentó problemas de coordinación.

"Woods tenía un habla extremadamente lenta y torpe", "cooperativo" pero "confundido", dice una copia del informe policial.

La hoja de resultados de su prueba de alcoholemia señaló que era "incapaz de caminar solo", pero los resultados mostraron que "sopló ceros", lo que indica una falta de alcohol en su aliento.

Horas después, el golfista señaló el mismo lunes que la causa de su detención se debió al uso de fármacos que le fueron recetados para controlar el dolor.

"Quiero que el público lo sepa: no hubo alcohol involucrado en el tema de mi detención. Fue una inesperada reacción a un medicamento que estoy tomando", señaló el golfista en un comunicado enviado a los medios.

"No caí en cuenta de que la mezcla de medicamentos me iba a afectar de esta manera. Entiendo la gravedad de lo que hice y asumo total responsabilidad de mis actos", agregó.

Derechos de autor de la imagen Press Association
Image caption El antiguo número 1 del mundo no ha ganado un torneo mayor de golf en casi una década.

El deportista se ha estado recuperando de una reciente cirugía de espalda y escribió sobre su salud en una entrada de blog del pasado 24 de mayo.

En el escrito dijo que con el procedimiento médico se había librado de un dolor terrible y que "no se sentía tan bien desde hace años".

Sobre volver al golf competitivo, mencionó que las perspectivas eran "positivas" pero que no estaba "apurado".

"Ahora, mi único objetivo es la rehabilitación y hacer lo que los médicos me indiquen. Estoy concentrado en metas de corto plazo".

Cima y escándalo

El ganador de 14 torneos mayores y de 79 títulos en el PGA volvió en diciembre a la competencia después de 15 meses de estar lesionado, pero tuvo que dejar de jugar cuando sus problemas de espalda volvieron en febrero.

Fue por eso que abandonó los planes de competir en Augusta el pasado abril —en el vigésimo aniversario de su victoria en el Masters—.

Woods no ha conseguido ganar ningún campeonato mayor desde 2008 y desde 2013 no ha conseguido ningún torneo.

Su vida personal fue objeto de intenso escrutinio en 2009, luego de haber sido acusado de conducir sin precaución en su residencia de Florida.

El deportista admitió después que había tenido relaciones extramaritales y se disculpó públicamente. Dijo que había recibido ayuda profesional y que planeaba someterse a más terapia.

El escándalo provocó que Woods perdiera contratos con varios patrocinadores y se tomara un descanso del golf competitivo.

Temas relacionados

Contenido relacionado