Qué es el footgolf, el curioso deporte mezcla del fútbol y el golf que es un fenómeno global

Footgolf Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El footgolf se ha convertido en un fenómeno, aunque apenas se creó en 2009 en Holanda ya se practica en más de 30 países alrededor del mundo.

En los últimos años, las disciplinas que mezclan deportes han estado a la orden del día, como el boxeo-ajedrez o el Snookball, una mezcla de billar y fútbol.

Sin embargo, hay uno de ellos que ha logrado popularizarse y establecerse con bastante éxito como un deporte por derecho propio desde que fue creado en 2009: el footgolf (o futgolf, en su versión en español).

"El footgolf es una mezcla del golf y del fútbol que consiste principalmente en patear el menor número de veces la pelota en un campo de 18 hoyos", le dijo a la BBC Mike O'Connor, uno de los pioneros de este deporte en Reino Unido.

"Eso sí, la pelota es una de fútbol número 5 y el tamaño del hoyo es acorde a la dimensión del balón", señaló.

Tal ha sido la acogida de este deporte que, por ejemplo en Gales, en un solo club de golf pasaron de tener 100 jugadores a contar con 8.000 en menos de un año.

"Ha sido tan exitoso que, a pesar de tener muchos menos golfistas, la afición de estos socios por el footgolf nos ha permitido construir un par de campos más", le explicó a la BBC Bryn Jones, propietario del Silver Birch Golf Club en Arbegele, Gales.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La vestimenta intenta respetar la tradición del golf, sin olvidarse que se necesita estar cómodo a la hora de patear la pelota.

Y esa popularidad se ha extendido alrededor del mundo: en menos de ocho años, el curioso deporte del "golf para pies" ha llegado a más de 30 países, celebró su segundo campeonato mundial y va realizar su primera Copa Jensen, una copia de la tradicional Copa Ryder del golf que, desde 1927, se realiza cada dos años entre Estados Unidos y Reino Unido.

En América Latina también ha tenido buena acogida: Bolivia, Chile, Paraguay, Uruguay, El Salvador, México y Argentina son países con un representante en la Federación Internacional de Footgolf.

De hecho en Argentina se realizó el Campeonato Mundial de 2016. Y de acuerdo al diario The New York Times, el país sudamericano se ha convertido en una potencia.

"No hay duda que tenemos ventaja, porque cuando naces en Argentina a vos lo que te regalan es una pelota", le dijo al diario estadounidense Marcos Cortés, uno de los jugadores estrella del equipo austral.

Cómo se juega

Hay varios precedentes del footgolf, especialmente en España, pero el deporte tal como se lo conoce ahora se inició en Holanda en 2009, cuando se disputó el primer torneo en una cancha de golf.

Básicamente sigue las normas del golf. La diferencia es que no se juega con palos sino que se utilizan los pies. Los hoyos, además, tienen un diámetro de 52 centímetros, para que quepan las pelotas número 5 de fútbol que patean los participantes.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Lo importante no es la potencia, de acuerdo a varios jugadores, sino la precisión.

"Se utilizan las mismas reglas del golf y hasta los mismos términos -eagle, birdie, bogey y putt- así en inglés, y he visto que también lo hacen en otros países en los que no se habla el idioma", explicó O'Connor.

Se puede jugar de forma individual o en equipos de tres personas. Y gana, como en el golf, el que patee el menor número de veces en ronda por un campo de 9 o 18 hoyos.

"Al principio se puede caer en el error de creer que se trata de un deporte de potencia: a ver quién tira la pelota más lejos", le dijo a la BBC Gavin Craig, jugador escocés que va a participar en la primera Jansen Cup.

"Pero es más de técnica, de precisión. Se puede pensar que patear una pelota grande para meterla en un hoyo así de grande es fácil. Pero es todo lo contrario", explicó Craig, que estuvo en el bando ganador: el británico.

Popularidad argentina

En América Latina el liderazgo se lo ha tomado Argentina, donde la disciplina comenzó a practicarse en 2010, un año después de iniciar su recorrido en Holanda.

"El Mundial -que se disputó en Argentina el año pasado- fue una excelente oportunidad para que el deporte despegara más, una nueva plataforma para construir objetivos a largo plazo", le dijo a la revista El Gráfico Javier de Ancízar, presidente de la Asociación Argentina de Footgolf.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El footgolf se juegan en campos de 9 o 18 hoyos.

Y ese segundo Mundial -el primero se había disputado en Hungría en 2012- puso las cosas claras sobre qué países están al frente de la tendencia: Estados Unidos en equipos y Argentina en la categoría individual.

Pero no solo por jugadores o por torneos se puede medir su popularidad: otra buena vara es la recepción que ha tenido la práctica dentro de los campos de golf tradicionales.

"Muchos clubes han visto que, ante la caída en el número de personas que juegan golf, la mejor forma de generar ingresos ha sido adaptar sus campos para que se pueda jugar al footgolf", explicó Craig.

En ese sentido, además del fenómeno en Gales, se han visto avances notables: en Estados Unidos, por ejemplo, la Asociación Nacional de Dueños de Campos de Golf (NGCOA, por sus siglas en inglés) reconoció al footgolf como un deporte.

"Lo que nos hemos encontrado es que el footgolf ha crecido de manera viral entre de nuestros asociados y es el momento de reconocer que es un deporte independiente y que está en serio crecimiento", expresó el presidente de la NGCOA, Mike Tinkey.

Temas relacionados

Contenido relacionado