La increíble historia del partido que jugó Chile en la Unión Soviética dos semanas después del golpe de Estado de 1973

Chile. Derechos de autor de la imagen ANFP
Image caption La selección chilena jugó de blanco esa noche del 26 de septiembre de 1973.

Antes de su título de la Copa América en 2015, para la selección chilena de fútbol un empate era muchas veces una especie de victoria.

En septiembre de 1973, frente a los soviéticos, un empate fue mucho más que eso: fue una hazaña.

"Fue el partido de los valientes. Los jugadores tuvieron que pasar por muchos obstáculos para poder viajar hasta Moscú para enfrentarse a los soviéticos por un cupo al Mundial de Alemania 1974", le explicó a BBC Mundo el periodista chileno Axel Pickett, autor del libro "El partido de los valientes".

Este fin de semana, Chile vuelve a la tierra de aquella proeza. Comienza su participación en la Copa de Confederaciones que se disputa en Rusia, gracias al título americano de 2015 conseguido frente a Argentina en el estadio Nacional de Chile, y debutará el sábado frente a Camerún, el campeón africano.

Pero el último partido oficial de La Roja en territorio ruso fue hace 43 años. Exactamente dos semanas después de que el general José Augusto Pinochet derrocara con un feroz golpe de Estado al gobierno socialista de Salvador Allende.

Rusia pertenecía a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, la mayor potencia comunista, y el gobierno de entonces ciertamente no lo vio con buenos ojos.

"Imagínate que a los 20 años es muy difícil enterarte de las atrocidades que se cometen en las dictaduras. Nosotros estábamos preocupados por jugar, como selección chilena, por un país. No por un gobierno", le contó a BBC Mundo el exdelantero chileno Carlos Caszely, segundo goleador histórico de la selección.

Derechos de autor de la imagen ANFP
Image caption La selección chilena basó su estrategia aquella noche en una férrea defensa.

En Moscú, Chile -que estaba vestido de blanco- fue una máquina defensiva frente a una potencia futbolística como era la URSS. Mientras que el partido de vuelta, dos meses después en Santiago de Chile, fue un encuentro fantasma donde los locales ganaron sin rival a la vista.

"Ese partido de vuelta yo lo bauticé como el 'teatro del absurdo'. Fue algo que no se hace ni en el barrio, cuando se juega con los amigos", dijo Caszely.

Un partido "absurdo, ridículo" que selló su clasificación a un Mundial.

Lima-Moscú

Para las eliminatorias del Mundial de Alemania 1974, Chile quedó inscrito en el grupo 3 sudamericano junto a Venezuela y Perú.

Después de que Venezuela se bajara del baile, en mayo de 1973 Chile le ganó la serie a los blanquirrojos y se enteró de que su rival por un cupo para el Mundial de Alemania sería la potencia soviética.

En ese momento se pactaron las fechas de los encuentros: el partido de ida se disputaría el 26 de septiembre en el estadio Lenín de Moscú y el de vuelta, el 21 de noviembre en el Nacional de Santiago.

Pero el 11 de septiembre, dos semanas antes del primer cruce, Pinochet bombardeó La Moneda y derrocó al gobierno de Salvador Allende.

Se estableció un toque de queda y el país quedó bloqueado. Por momentos, el partido quedó en "veremos".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Elías Figueroa (der.) volvió a jugar con la selección después de seis años de ausencia.

"La situación era difícil. Muchos de los jugadores no querían viajar para no dejar a sus familias solas bajo la tutela del régimen, a muchas de las cuáles estaban vigilando", explicó Pickett.

Pero había un deseo de peso: la selección, después del excelente Mundial del 62 e Inglaterra 66, no se había clasificado a México 70.

Había que volver.

Los directivos lograron sortear los escollos gubernamentales para que los jugadores pudieran salir del país, pero se autoimpusieron una condición para sobrevivir al régimen y al viaje: no se hablaría de política.

"Ellos nos dijeron que no habláramos de la situación contingente de Chile, que no habláramos con nadie, que éramos deportistas, que nos remitiéramos simplemente a lo que era nuestra misión: jugar al fútbol", fue el relato de Leonardo Véliz, mediocampista chileno, en diálogo con Pickett para su libro.

No era un capricho de complacencia con el régimen militar: era una efectiva manera de evitarse problemas.

Y los seleccionados cayeron en cuenta de la seriedad de la advertencia cuando el general Gustavo Leigh, el flamante jefe de la Fuerza Área que bombardeó el palacio gubernamental aquel 11 de septiembre, en medio de una conversación con el médico del equipo, Elías Jacob, lanzó una broma que sonó más como amenaza velada.

"Cuídate, Elías, porque yo no hago canjes", le dijo justo en el momento en que se disponían a salir hacia Moscú.

Solo contra el barrio

Entonces sopesaron la incertidumbre familiar con la confianza en sí mismos.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El delantero ucraniano Oleg Blokhin fue uno de los pocos que se atrevió del lado soviético.

"Teníamos equipo para ganarles a los soviéticos", recordó Caszely.

Tenía razón: además de Caszely, que jugaba en el Levante español, habían convocado a Carlos Reinoso, que era parte del América de México, y a varios miembros del equipo Colo-Colo que había quedado subcampeón de la Copa Libertadores ese año.

El viaje hacia la Unión Soviética estuvo lleno de momentos inquietantes: decenas de escalas, fría recepción en Moscú, algunos problemas de aduanas... Pero llevaban la mira puesta en el partido.

Por supuesto, para que se obren las hazañas es necesaria una cuota de suerte: después de seis años ausente de la selección, al mejor jugador chileno de la historia, el defensa central Elías Figueroa, se le abrió un hueco en la apretada agenda de su club.

"Yo no iba a ir porque tenía un partido en Brasil con mi equipo, el Internacional (de Portoalegre), y los directivos no me habían dado permiso. Pero ese partido finalmente se atrasó dos días", le contó Elías Figueroa a BBC Mundo.

"La única condición que me pusieron es que tenía que estar de regreso para el viernes. El partido contra la Unión Soviética era un miércoles. Regresé muerto a Brasil".

Así, con la estrella del equipo bordó confirmada en su alineación, el técnico chileno Luis Álamos definió la estrategia: la defensa radical.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La selección chilena aspira a conquistar el tercer título consecutivo en tres años.

"Jugamos con seis defensas, tres volantes de contención y yo adelante, solo contra el barrio", contó Caszely.

"Era nuestra única opción, porque no sabíamos nada de nuestro rival. No es como ahora que hay internet y videos en YouTube. En ese momento no teníamos idea de cómo jugaban", agregó.

Causa y estrategia

En la noche del miércoles 26 de septiembre de 1973, en el estadio Lenín de Moscú, se enfrentaron URSS y Chile.

Resultó que la estrategia dio resultado: el equipo soviético no logró sortear la muralla defensiva y comenzó a jugar a lo que Chile quería: a los centros.

Ahí estaban Figueroa y Alberto "El Mariscal" Quintano.

"Me quedó doliendo la cabeza de todos las pelotas que rechacé. Pero lo cierto es que por arriba siempre fui muy bien, así que no lograron hacernos mucho daño", recordó Figueroa.

Pero hubo un jugador soviético que sí se atrevió a más: el ucraniano Oleg Blokhin, estrella del Dínamo de Kiev y Balón de Oro en 1975, que comenzó a hacer una fiesta por la derecha del campo.

Hasta que Figueroa se hartó.

"Se me salió el uruguayo", dijo en referencia a los años que había jugado en Peñarol. Después de que Blokhin pasara por enésima vez al lateral, Don Elías, como lo llamaban, lo atendió con un planchazo que sacó al soviético a la pista atlética del estadio Lenin.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Alexis Sánchez, uno de los referentes del fútbol moderno.

"Después de eso, Blokhin dejó la punta y se puso a volantear", contó Caszely.

Y no hubo más interferencias. El partido terminó 0-0. Empate que sabía bastante a victoria.

"Pensaron que nos iban a meter cinco", anotó Figueroa.

Pero un empate en ese entonces, como ahora, no era suficiente.

El partido fantasma

Para mediados de noviembre de 1973, Chile había roto relaciones diplomáticas con la Unión Soviética y el estadio Nacional de Santiago se había establecido como un centro clandestino de tortura.

Sin embargo, el partido de vuelta seguía programado por la FIFA. Desde Moscú solicitaron que se cambiara la sede del partido, alegando temas de seguridad, pero Chile se negó a hacer cualquier cambio en lo ya establecido.

La noche anterior al partido, que se jugaba un domingo, los integrantes de la selección fueron comunicados que la selección soviética no se iba a presentar al día siguiente. Que de hecho, ni siquiera había viajado a Santiago.

Y que, por default, estaban clasificados al Mundial del 74.

"Yo creo que ellos ya sabían desde mucho antes, pero sabían que si nos decían ni Elías iba a venir de Brasil ni yo de España. Y nos querían tener a todos", dijo el exdelantero chileno.

Pero no había marcha atrás: al otro día, con un estadio Nacional medio lleno, el equipo se vio en la necesidad de salir a la cancha sin un equipo rival al frente.

Derechos de autor de la imagen Axel Pickett
Image caption El encuentro fue llamado como el "partido de los valientes".

A medirse frente a un fantasma.

Y después de sacar de la mitad de la cancha, se fueron tocando la pelota entre los compañeros, sin ningún tipo de resistencia, hasta que finalmente el capitán Francisco Valdés la metió en un arco vacío.

"Fue el 'teatro del absurdo'. Ni con los amigos se juega así. Incluso el árbitro era chileno", recordó Figueroa.

En las actas el partido quedó 2-0. Chile clasificó al Mundial y fue eliminado en la primera fase. Sin embargo, algo se comenzó a cuajar desde allí.

"La historia del fútbol se escribe partido a partido. Renglón a renglón. Ese fue parte de nuestro aporte a la gran historia que se está viviendo en el fútbol de Chile ahora", concluyó Caszely.

Contenido relacionado