La elegante respuesta de Serena Williams al descalificador ataque de John McEnroe

Serena Williams Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Serena Williams es considerada la mejor tenista de todos los tiempos, sumando 23 títulos de Grand Slams en su palmarés.

Se trata de la batalla de los sexos en su versión del siglo XXI, con declaraciones que en cuestión de minutos se transforman en un hecho de impacto global y reacciones a través de las redes sociales.

Esta última fue la plataforma que utilizó la tenista estadounidense Serena Williams para defenderse del descalificador ataque de John McEnroe, quien en una entrevista con la radio pública estadounidense NPR aseguró que la ganadora de 23 títulos Gran Slams en el circuito femenino tendría problemas para estar entre los 700 mejores del ranking si jugara contra los hombres.

Déjame por fuera de tus comentarios que no estén basados en hechos

Serena Williams

Pero incluso el tenista que está en el puesto 701, el ruso Dmitry Tursunov, le dijo a la BBC que él también sería capaz de vencer a las menor de las hermanas Williams.

"Si jugara en el circuito masculino ella sería como la 700 del mundo", dijo McEnroe.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption McEnroe, leyenda del tenis en los años 70 y 80, es uno de los comentaristas más reconocidos del deporte.

"Eso no quiere decir que yo no piense que Serena es una jugadora increíble, y supongo que todo es posible, que en algún momento las tenistas mujeres puedan vencer a cualquiera", continuó el siete veces campeón de Grand Slams.

Pero agregó que "no lo he visto en ningún otro deporte y no lo he visto en tenis. Si ella tuviera que jugar el circuito masculino sería una historia completamente distinta".

Pese a que las palabras de McEnroe apuntaron directamente a Serena y revivieron un debate que ha permanecido en el mundo del tenis por décadas, sobre si el nivel del juego de las mujeres está a la altura del de los hombres, la considerada mejor tenista de todos los tiempos evitó entrar en especulaciones en su respuesta.

"Querido John, te adoro y respeto, pero por favor, por favor, déjame por fuera de tus comentarios que no estén basados en hechos", comenzó Williams en una mensaje publicado en su cuenta en Twitter.

"Nunca he jugado contra nadie clasificado 'allí' y no tengo tiempo. Respétame y respeta mi privacidad mientras estoy tratando de tener un bebé. Buen día, señor".

"Ella está embarazada, yo no"

Las declaraciones de McEnroe también llegaron a un receptor inesperado, Dmitry Tursunov, quien medio en broma y medio en serio se refirió sobre la posibilidad de enfrentarse a la tenista estadounidense.

"Esperaría ganar en un partido contra Serena", expresó el tenista ruso que llegó a ser el número 20 del mundo en 2006.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Tursunov llegó a ser el número 20 del mundo en 2006.

"Sería un argumento similar a quién corre más rápido, ¿la mujer más rápida o el hombre más rápido? El tenis se ha convertido cada vez más en un deporte físico, por lo que será difícil para una mujer vencer a un hombre", agregó.

Tursunov considera que McEnroe no estaba tratando de desprestigiar a las mujeres, pero la realidad es "que los hombres son más fuertes en general".

"No es blanco o negro, hay muchos factores que tener en cuenta. Físicamente no estoy en la mejor forma de mi vida pero en general soy mucho mejor que lo que sugiere mi clasificación", declaró sobre un hipotético partido.

"Y ella está embarazada, yo no", agregó.

Batalla de los sexos

Hay antecedentes en los que se enfrentaron un hombre y una mujer en una cancha de tenis, aunque ninguna de manera oficial.

La primera que tuvo repercusión fue la llamada "masacre del día de las madres", cuando en 1973 el estadounidense Bobby Riggs venció 6-2, 6-1 a la australiana Margaret Court, la tenista más destacada del momento.

Derechos de autor de la imagen PA
Image caption Más de 30.000 personas vieron ganar a King sobre Riggs en 1973.

El categórico resultado le dio la razón a Riggs, que con 55 años de edad había asegurado que podía vencer a cualquiera de las mejores tenistas del mundo.

Sin embargo, el que fuera número uno en los años 40 recibió un correctivo cuando perdió contra su compatriota Billie Jean King 6-4, 6-3, 6-3 en un encuentro de exhibición jugador en Houston, Estados Unidos.

Una tercera "batalla de los sexos" tuvo lugar en 1992, cuando el veterano tenista estadounidense Jimmy Connors, con 40 años en ese momento, superó a Martina Navratilova en dos sets 7-5, 6-2.

Temas relacionados

Contenido relacionado