Chile logra una histórica clasificación a la final de la Copa Confederaciones con Claudio Bravo como héroe

Claudio Bravo celebra Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El capitán del equipo chileno fue el héroe de la noche.

Chile lo mereció durante el partido, parecía que se le escapaba, y lo logró en la definición por penales.

Después de intensos y peleados 120 minutos, el equipo chileno logró este miércoles una histórica clasificación a la final de la Copa Confederaciones que se juega en Rusia.

El 0-0 entre chilenos y portugueses fue inamovible durante el tiempo reglamentario y la prórroga, por lo que sólo quedaba una forma para definir al ganador.

El héroe de la noche fue, sin dudas, el arquero Claudio Bravo, quien detuvo los tres disparos de los jugadores portugueses.

Arturo Vidal, Charles Aranguiz y Alexis Sanchez, en cambio, no perdonaron y cerraron la definición 3-0 a favor de la selección sudamericana.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La celebración chilena después de la definición por penales.

Los jugadores portugueses que no lograron derrotar a Bravo desde el punto de penal fueron Quaresma, Moutinho y Nani.

Será la tercera final consecutiva que jugará Chile, después de las de la Copa América jugada en ese país en 2015, y la Copa América Centenario que se disputó en Estados Unidos el año pasado.

En las dos oportunidades anteriores, derrotó a Argentina.

Los 120 minutos

Los rostros de Arturo Vidal y Alexis Sánchez poco antes del final de la prórroga lo decían todo.

Un Chile lanzado para adelante llegaba con peligro, pero parecía que el balón no quería entrar al arco.

A tal punto que, en una de las jugadas finales, Vidal estrelló el balón contra el poste y el rebote le cayó al delantero chileno Martín Rodríguez. Su incómodo disparo chocó contra el travesaño.

Poco después de esa infartante jugada, el árbitro iraní Alireza Faghani concluyó el juego.

Chile buscó más la victoria que Portugal, aunque en ciertos momentos la voluntad de la Roja no era acompañada por ideas claras.

El conjunto portugués, en cambio, adoleció del aporte definidor de sus figuras y tuvo mucho menos dominio de balón.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Arturo Vidal fue el primero en disparar por la selección chilena.

Fue el propio Bravo, en su condición de capitán del equipo, quien dio el mensaje para motivar a sus compañeros antes de los disparos decisivos.

Durante el juego, el indiscutible líder del equipo también fue la voz de aliento en los minutos en los que a Chile le faltaba aire y Portugal crecía.

La entrega de la Roja

Mientras Cristiano Ronaldo se lanzaba al piso en búsqueda de faltas, Arturo Vidal lo hacía para cortar los ataques portugueses.

El jugador del Bayern Múnich no tuvo una actuación descollante, pero no desentonó del sacrificio del resto de sus compañeros.

La entrega de la Roja era también evidente en las constantes llegadas por las bandas de Mauricio Isla y Jean Beausejour, quienes muchas veces partieron desde posiciones defensivas hasta enviar peligrosos centros sobre el área portuguesa.

Durante el tiempo extra, uno de esos lanzamientos fue conectado por Alexis Sánchez y, después de segundos de suspenso, pasó a centímetros del poste.

El delantero del Arsenal inglés fue otro de los jugadores destacados de la noche.

El otro finalista de la Copa Confederaciones saldrá de la semifinal que el jueves jugarán México con Alemania.

El partido decisivo se jugará el domingo 2 de julio en San Petersburgo.

Temas relacionados

Contenido relacionado