El insólito partido de 5 minutos, con dos tiempos, entre Riestra y Comunicaciones que se jugó en la final del ascenso en Argentina

Los jugadores del Riestra entrenando Derechos de autor de la imagen Gentileza LA NACION / Soledad Aznarez
Image caption Riestra logró mantener el resultado 2-0 y se aseguró el primer ascenso de su historia a la segunda división del fútbol argentino.

Se jugaban el ascenso a la B Nacional, segunda división en la pirámide del fútbol argentino. De allí la trascendencia del encuentro disputado este jueves entre Deportivo Riestra y Comunicaciones.

Pero el partido trascendió fronteras por lo inusual de su formato.

Ambos equipos saltaron al campo para jugar sólo cinco minutos, divididos en dos tiempos: tres en la primera parte, dos en el complemento.

Un solo tanto de Comunicaciones hubiera forzado la definición por penales. Sin embargo, el minipartido terminó sin goles y Riestra mantuvo la ventaja que le dio el ascenso a la segunda división por primera vez en su historia.

Polémica

El encuentro, ordenado por la Asociación de Fútbol Argentina (AFA), fue la conclusión del partido suspendido el pasado domingo, luego que los aficionados locales invadieran el campo celebrando el título del torneo reducido de la Primera B Metropolitana, que corresponde a la tercera categoría.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Maradona se convirtió en el asesor espiritual de Riestra en 2013.

La ida la había ganado Comunicaciones por la cuenta mínima, pero en la definición se estaba imponiendo Riestra 2-0, resultado con el cual se aseguraba el ascenso.

Pero la historia debió esperar.

El encuentro quedó en suspenso hasta este jueves, tras una decisión bastante cuestionada de la AFA y que dejó sin sentido las alocadas celebraciones desde Dubái de Diego Armando Maradona, consejero espiritual oficial del Riestra.

La invasión de campo se produjo luego que uno de los jugadores del Riestra, que se encontraba en el banquillo, saltó al terreno de juego y fue seguido por la hinchada local.

Pero el Tribunal de Disciplina de la AFA no se dio por enterado de la acción del jugador del Riestra (Leonardo Freyre) pese a las imágenes que lo identificaban y que hubiera supuesto, de acuerdo al reglamento, la pérdida del partido y el ascenso para Comunicaciones.

Derechos de autor de la imagen Gentileza LA NACION / Soledad Aznarez
Image caption Los cinco minutos del partido entre Riestra y Comunicaciones se disputaron en un campo neutral debido a la sanción de la AFA.

En su lugar basó su decisión en el acta del arbitro, que hizo referencia a una "invasión masiva", y no sólo ordenó que se jueguen los cinco minutos que faltan, sino que también castigó económicamente al equipo (cerca de US$35.000), lo sancionó deportivamente (le descontarán 20 puntos de la próxima temporada) y cerró su estadio.

Por eso, este jueves el Riestra debía aguantar cinco minutos jugando en una cancha neutral, el Defensores de Belgrano, para certificar su ascenso.

Comunicaciones tenía sus esperanzas puestas en el llamado "partido más corto de la historia", disputado el 17 de noviembre de 2001.

Según Diario Olé, el encuentro ocurrió en la Liga Chaqueña de Argentina, cuando los equipos Deportivo Fontana y José María Paz disputaron dos tiempos de 30 segundos. ¡Y hubo un gol!

Cada equipo tenía la posibilidad de modificar la formación y elegir nuevos jugadores, además de contar con los tres cambios que estipula el reglamento.

¿Y el área?

Por si el fallo de la AFA no fuera lo suficientemente polémico, los jugadores de Comunicaciones denunciaron que en el partido donde Riestra ganó 2-0, este último agrandó las áreas frente a las porterías para aumentar las posibilidades de que le pitaran un penal a favor, lo cual sucedió en el partido.

Derechos de autor de la imagen Gentileza LA NACION / Soledad Aznarez
Image caption Riestra niega que haya modificado las dimensiones de las áreas y lamenta que se esté "manchando" su histórica temporada.

"Tanto las áreas chicas como las grandes eran más extensas de lo normal, me di cuenta enseguida", le explicó el portero del Comu, Germán Yacaruso, al diario argentino La Nación.

"Vivimos de esto, las líneas las usamos como referencia y no eran reglamentarias", aseguró.

El propio medio publicó unas fotografías en la que se observa lo que parecen ser unas líneas borradas a unos dos metros del área.

De ser así, habría agrandado cada área en unos 66 metros cuadrados.

Las autoridades del fútbol argentino no investigaron esta denuncia y se concentraron en la suspensión del encuentro. Yacaruso reconoció: "Lo que sucedió en el cierre es mucho más grave".

Temas relacionados

Contenido relacionado