Agassi admite el uso de drogas

El estadounidense Andre Agassi, uno de los tenistas más influyentes de la historia, cometió una doble falta que deja al mundo del tenis contra las cuerdas.

Image caption Agassi cayó hasta el puesto 141 de la clasificación ATP en 1997.

El ex número uno del mundo y ganador de ocho títulos de Gran Slam reconoció en su autobiografía que consumió la droga sintética metanfetamina, que se conoce como "Cristal", y que después mintió a las autoridades del Circuito Profesional de Tenis (ATP, por sus siglas en inglés) para evitar ser castigado.

Agassi contó en su libro que todo ocurrió en 1997, cuando tenía un asistente al que se refiere como "Slim". Ese año fue el peor en la carrera del tenista estadounidense, quien cayó hasta el puesto 141 del ranking, si bien fue recuperando posiciones hacia el final de la temporada y en 1998 remontó hasta ubicarse como número seis del mundo.

¡Participe! ¿Cae un ídolo?

"Slim puso un pequeño montón de polvo sobre la mesa. Lo cortó e inhaló, lo volvió a cortar y yo inhalé", confesó.

La metanfetamina es un potente y adictivo estimulante que se puede beber, comer, inhalar o inyectar.

Mentira

"Hubo un momento de arrepentimiento, seguido de una profunda tristeza", recordó Agassi sobre la primera vez que consumió la droga.

"Pero después vino una marea de euforia que borró cualquier pensamiento negativo de mi cabeza. Nunca me sentí tan vivo, tan lleno de esperanza, y nunca he sentido tanta energía".

En su relato en el libro "Open" ("Abierto"), que publicará el periódico británico The Times, Agassi cuenta que en el otoño de 1997 recibió una llamada de un médico de la ATP que le informó que había dado positivo en un control antidopaje.

"Mi nombre, mi carrera, todo estaba en juego. Todo lo que había logrado, por lo que había trabajado, pronto podía quedar en la nada".

"Después de unos días me senté en una silla, con una libreta de notas en mi regazo, y escribí una carta a la ATP. Estaba llena de mentiras mezcladas con medias verdades", dijo el tenista que se retiró del circuito en 2006.

En el texto Agassi culpa de todo a Slim, aseguró que ingirió la sustancia al beber un refresco de su asistente -de quien dijo "es un conocido consumidor de drogas"- y pidió por la comprensión e indulgencia de las autoridades. Al final firmó "sinceramente".

Revés al tenis

Dada la popularidad de Agassi, la ATP decidió cerrar el caso y no exponerlo públicamente.

Pero ahora, doce años después, la confesión de Agassi reabre un debate sobre la transparencia de este deporte y cuestiona a quienes triunfan en él.

"No cabe duda de que muchos sospecharán de Nadal, Federer o cualquiera que haya ganado", dijo el especialista de deportes de BBC Mundo, José Miguel Pinochet.

"Agassi ya es pasado y su admisión parece que busca más un golpe publicitario que un cambio en la estructura del tenis. Seguramente no afectará lo que logró deportivamente con la raqueta, pero no se puede decir lo mismo de su imagen".

Para Pinochet, los más perjudicados con el libro de Agassi serán los tenistas:"Siempre se ha sospechado que hay y ha habido dopaje en el circuito profesional. Incluso Agassi fue cuestionado en varias ocasiones. Pero nunca se había conocido un caso de esta magnitud".

"Ahora la pregunta es cuántos casos habrá habido como este que la ATP dejó pasar".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.