Mundial Sudáfrica 2010: México está de fiesta

Aficionados mexicanos celebran el triunfo de su equipo

México está en la calle. Sobre todo hay ruido, mucho ruido: bocinas, petardos, gritos, tambores, cantos, cornetas. Las banderas desbordan las ventanillas de los carros y el combinado tricolor domina el paisaje en caras, pelucas y camisetas. Todo es una fiesta tras la victoria 2-0 de la selección frente a Francia en el Mundial Sudáfrica 2010.

En Ciudad de México, miles de aficionados celebraron el resultado en el Ángel de la Independencia, como es costumbre. Cayó el confeti y entre las banderas asoman sombreros mexicanos.

Lea también: Mundial Sudáfrica 2010: México canta "cielito lindo"

Image caption Pocos mexicanos esperaban una victoria tan cómoda ante Francia, a la que nunca habían vencido.

Bernardo y Félix, de 26 años, estaban dando saltos de alegría cuando hablaron con BBC Mundo.

"¡Es increíble! Lo mejor que ha pasado en México desde hace muchísimo tiempo", aseguran.

Uno dijo: "No nos lo esperábamos", y el otro corrigió "¡Yo sí!!.

"¡Bravo que lo han hecho! Ni la furia roja nos va a ganar", añadieron.

"Canta y no llores"

Cientos de voces coreaban el "Ay, ay, ay, ay, canta y no llores" mientras caminaban alrededor del monumento.

Mientras, las fuerzas de seguridad estuvieron vigilantes. Se escuchaban a los helicópteros sobrevolando la zona, las calles aledañas estaban cortadas al tráfico y la policía controló que los aficionados no subieran al monumento.

Pocos entre quienes celebraban habían pronosticado una victoria tan cómoda ante un grande como Francia. Este resultado alimenta todas las expectativas.

"Me parece padrísimo. Yo sabía que si metían a Cuauhtémoc íbamos a ganar y fíjese, ¡entró y ganamos!", dijo sonriente una aficionada ya entrada en los sesenta.

Alejandro Gisar, de 17 años, cree que esta victoria "es un gran paso para la clasificación".

A la pregunta de si cree que va a ganar México, responde sin dudarlo un segundo: "A Uruguay sí". "Llegaremos a semifinales fácil", dice confiado.

"Este es un partido profético. Festejamos tres cosas este 2010: el bicentenario de la independencia, el centenario de la revolución y el año de nuestra selección", sentenció ante los micrófonos de BBC Mundo Carlos Ramos "para servirle", quien caminó por Reforma envuelto en una bandera mexicana.

El ruido de las celebraciones envolvió a toda la ciudad, mucho más allá del Ángel de la Independencia.

No es para menos, la victoria ilusionó enormemente a toda la afición del Tri.

Contenido relacionado