Mundial Sudáfrica 2010: Cinco razones por las que Brasil fracasó

Una aficionada brasileña
Image caption La eliminación de Brasil fue dolorosa para unos aficionados que esperaban un sexto título mundial.

Brasil parecía encaminado a un sexto título mundial de fútbol, pero salió eliminada estrepitosamente ante Holanda en cuartos de final.

Como suele suceder cuando la canarinha no se corona, el técnico -en este caso Dunga- anunció inmediatamente su renuncia al cargo. Para los brasileños cualquier cosa que no sea un título es un evidente fracaso.

Y, en esta ocasión, sobre todo por la manera en que venía el equipo, con un sólido despliegue y una no menos robusta defensa.

Es irónico que haya sido Wesley Sneijder uno de los jugadores más pequeños del Mundial –mide 1,70 cms- el que los haya eliminado con un gol de cabeza.

¿Pero, por qué fracasó Brasil? Aquí presentamos cinco elementos que pudieron haber contribuido a su eliminación.

1-La política de Dunga

Image caption Como suele suceder tras un fracaso de Brasil en un Mundial, Dunga dimitió.

El técnico es el primer responsable de lo que al final sucede con un equipo en un Mundial.

"Sin duda que es mía, pero todas las decisiones que tomé fueron buscando lo mejor para la selección", dijo en su última rueda de prensa como entrenador.

Dunga tomó las riendas en 2006, tras la eliminación de Alemania 2006, y tuvo un arranque impresionante ganando la Copa América en 2007.

Además impuso un nuevo estilo en la selección donde favoreció el músculo junto a la habilidad. Dejó fuera a los que consideró flojos y trajo a jugadores portentosos físicamente como Maicon.

Pero la falta de jogo bonito inmediatamente provocó una avanlancha de críticas, puesto que muchos aseguraban que Brasil jugaba en contra de su propia naturaleza.

Quizás algunos de los comentarios negativos fueron injustos, ya que el conjunto verdeamarelho que vino a Sudáfrica trajo una mezcla de músculo (Lucio, Maicon, Juan, Felipe Melo) y de creatividad (Robinho, Elano, Kaká).

2-La desaparición de Kaká

Image caption Kaká no brilló este año ni en el Real Madrid ni en Brasil.

El que fue mejor jugador del año de la FIFA en 2007 no deslumbró en el torneo, como tampoco lo hizo en su primera temporada con el Real Madrid.

No hubo mucho de aquel Kaká que eliminó prácticamente él solo al Manchester United hace dos años en las semifinales de la Liga de Campeones.

Se vieron destellos del atacante brasileño, pero no se podría decir que tomó posesión del juego ni que las cuatro victorias del equipo en Sudáfrica fueron obra suya.

Así como Ronaldinho pareció desaparecer de repente, tras ser considerado uno de los mejores exponentes del balompié mundial, ahora es el turno de Kaká para quien no hay aparente explicación para su bajón.

Ronaldinho fue enviado al limbo tras la eliminación en 2006, ¿le pasará lo mismo a Kaká?

3- La falta de plan B

Image caption Algunos aficionados creen que el balón del Mundial es culpable de la falta de "jogo bonito".

Dunga creó un equipo a semejanza del conjunto en el que él jugo en 1994 y que se coronó campeón.

Fuerza y combate en el medio campo (Dunga y Mauro Silva), laterales veloces (Roberto Carlos y Jorginho) y atacantes temibles (Bebeto y Romario).

La versión 2010 de Brasil era similar en su planteamiento, pero cuando ante Holanda no pudo vencer la férrea resistencia del rival, la canarinha pareció no tener alternativas.

El cambio de Luis Fabiano por Nilmar no debe haber asustado precisamente a los holandeses.

Por ejemplo, Argentina puede sacar a Tévez o a Higuain y colocar a Agüero o a Milito.

4- Los que se quedaron en casa

Ronaldinho, Alexandre Pato, Neymar, Ganso, son algunos de los nombres reconocidos en el fútbol brasileño que no vinieron a Sudáfrica.

Nunca se sabrá si de haber sido convocados Brasil hubiese sido campeón.

Pero ahora se pondrá la lupa sobre la fidelidad que tuvo Dunga hacia los jugadores que ya conocía y su falta de atrevimiento para traer nuevas piezas.

Muchos comentaristas consideraban que Ronaldinho, por mencionar uno, era una excelente opción desde la banca por ofrecer algo diferente y al menos teóricamente generar algo de temor entre sus rivales. Lo mismo Ganso o Neymar.

En cambio, cuando Robinho no apareció no había un sustituto del mismo calibre para mantener la opción ofensiva.

5- Felipe Melo

Image caption Dunga confió en Melo y el mediocampista defensivo no respondió.

La prensa que sigue a Brasil temía a Felipe Melo.

Me lo dijo Daniel Gallas el colega de BBC Brasil que estuvo inmerso todo el torneo con la verdeamarelha.

"Melo es un jugador que por lo temperamental e impredecible, puede hacerle daño al equipo", aseveró Gallas.

Contra Holanda justamente fue eso lo que se vio. Un instante donde perdió el foco y con ello dejó a Brasil con 10.

Holanda escondió bien la pelota a Brasil, que a la postre se quedó sin oxígeno.

Dunga confió en Melo y el mediocampista defensivo (ya conocido en el fútbol italiano por su agresividad en el tackle) no respondió.

De haber ganado el Mundial las decisiones de Dunga hubiesen sido reivindicadas, pero con la derrota su política quedó expuesta.