Mundial Sudáfrica 2010: Uruguay demostró "ser una potencia"

Selección uruguaya celebra un gol
Image caption El cuarto puesto de Uruguay en Sudáfrica ha sido la mejor actuación de los celestes desde 1970.

Sin estar entre las favoritas, ni con jugadores que monopolizan los anuncios publicitarios, Uruguay cerró su mejor participación mundial desde 1970 con amargura.

Un sentimiento que refleja bien el hambre de esta selección. Pese a haber sido la sorpresa del Mundial de Sudáfrica 2010, llegando más lejos que Argentina y Brasil, se despidió dolida por no haber derrotado a Alemania en el partido por el tercer lugar.

"Es nuestra forma de ser y cómo somos como grupo", dijo a BBC Mundo Sebastián Abreu tras el encuentro jugado en Port Elizabeth, en la costa del océano Índico, en el sur del país.

Vea las mejores imágenes del partido

"De hecho ahora no podemos estar haciendo un análisis de lo que fue Uruguay porque tenemos mucha bronca porque se nos escapó un partido que pudimos voltear", agregó.

La celeste perdió con Alemania 3-2, pero durante buena parte del partido fue la mejor en la cancha. Gracias a errores, en especial del portero, los germanos encontraron el camino de vuelta que les permitió pujar por la victoria.

Lea: Uruguay cae con orgullo

Pero esto no debe quitarle ningún mérito al conjunto dirigido por Óscar Tabarez. Lo que mostraron sus pupilos en la cancha este sábado ejemplifica la entrega y calidad de juego que destacó en Sudáfrica.

Lo mejor

Image caption Forlán está entre los nominados por la FIFA para el premio de mejor jugador del Mundial.

"Lo intentamos, pero no pudimos, ese es el mensaje que le envío al pueblo uruguayo", dijo con humildad Tabarez.

"Pero una de las cosas importantes que vi con esta experiencia, la pude observar en un correo electrónico de felicitaciones que recibí de una señora que no conozco. Mucha gente empezó a ver la selección con alegría y no como cuando sufrimos derrotas. Tenemos que mantener eso", señaló.

La celeste paralizó durante este torneo a todo el país. Hubo concentraciones masivas para ver los partidos en las últimas instancias. Incluso el lunes estarán suspendidas las actividades escolares por decreto gubernamental, para facilitar a la población ir a recibir al equipo al aeropuerto.

Lea: Uruguay ya no mira al pasado

El trabajo de Uruguay llegó principalmente de la labor defensiva que realizó todo el combinado. Fue el equipo que más despejes logró en la competencia. Y junto a Alemania estuvo entre los que más distancia recorrieron, liderados por el energético Egidio Arévalo Ríos, uno de los mejores en su posición que -según su entrenador- no recibe suficiente crédito porque la publicidad se interesa más en los que anotan los goles.

Pero incluso queda reflejado en el trabajo defensivo de los delanteros -Diego Forlán, Edinson Cavani y Luis Suárez- quienes atacaban y ayudaban a defender con la misma intesidad. La primera línea de oposición al rival empezaba por los jugadores de ataque.

"Nosotros trabajamos duro defensivamente y aprovechamos las oportunidades que se nos presentaron", dijo a BBC Mundo Forlán.

"La experiencia ha sido increíble, el equipo hizo un gran Mundial. Llegamos a la semifinal y somos ahora el cuarto mejor equipo del mundo", aseveró el delantero y principal referente del equipo.

Vea: el adiós uruguayo, en imágenes

La labor de Forlán no es poca cosa. Anotó cinco goles, todos cruciales. Y la última vez que tocó la pelota en Sudáfrica fue para estrellarla del travesaño y casi salvar una vez más las aspiraciones celeste, como ya lo hizo durante toda la eliminatoria sudamericana.

El "Cachavacha" fue de lo mejor en la Copa del Mundo, y los técnicos y estudiosos de la FIFA así lo reconocieron al incluirlo en la lista de nominados el premio de mejor jugador.

"He jugado 68 partidos esta temporada, incluyendo los partidos del Mundial, es normal que esté cansado. Pero se siente bien estar considerado entre los 10 mejores de la competencia. Eso me hace muy feliz", aseveró.

Igualdad

Image caption La celeste paralizó durante este torneo a todo el país.

Uruguay fue el último latinoamericano en asegurar su presencia en Sudáfrica, pero luego fue el último en irse.

Según le dijo el defensa Jorge Fucile a BBC Mundo, "demostramos ser una potencia nosotros también. Estamos por haber colocado a Uruguay entre los mejores del mundo".

"No podemos superar nuestras limitaciones de un día para otro, pero jugamos de igual a igual con las potencias", señaló Tabarez.

"Hay tiempo para corregir y oportunidad de hacerlo", agregó.

El futuro parece benigno con la celeste, porque muchos de sus jugadores clave son aún jóvenes -Cavani y Suárez tienen 23 años- y "aún Forlán con 34 años en el próximo Mundial podría estar presente ya que él tiene condiciones físicas extraordinarias", explicó Tabarez.

La interrogante principal que afronta el conjunto uruguayo, sin embargo, es el futuro del propio entrenador, cuyo contrato finalizó al sonar el pitazo final del encuentro contra Alemania.

Tabarez -medio en broma medio en serio- ahora quizás pelea con José Artigas por un puesto entre los próceres de la nación, y la renovación contractual es algo que aún no se define entre el entrenador y la dirigencia.

"Me siento bien para seguir trabajando de técnico y si es de Uruguay mucho mejor. Pero ahora no es momento para hablar de eso, ya que no quiero dar la impresión de estar mandando señales equivocadas", dijo a quien llaman "El Maestro".

"Todo (futuro) pasa por una propuesta que no tengo que hacer yo", añadió.

Con una Copa América el año próximo y unas eliminatorias mundialistas a la vuelta de la esquina, la continuidad pudiera beneficiar a la celeste, considerando lo logrado en Sudáfrica 2010.