Acuerdo para salir de la crisis

Gordon Brown, primer ministro británico
Image caption Para muchos especialistas, la reunión del G-20 fue histórica.

El primer ministro del Reino Unido, Gordon Brown, anunció que los líderes de las 20 mayores economías reunidos en Londres llegaron a un acuerdo para aliviar la crisis financiera internacional con medidas como la creación de un fondo de US$1 billón para asistir a naciones en dificultades.

En su discurso de cierre de la cumbre del G-20, Brown dijo que se llegó a un consenso para un "plan de recuperación y reforma global" con el fin de evitar que se repita una crisis como la actual.

Asimismo, afirmó que el secreto bancario debe llegar a su fin y que se tomarán medidas contra los paraísos fiscales que no cumplan con los nuevos estándares de transparencia.

Lea: Pasó lo que tenía que pasar

Brown añadió que los recursos financieros de hasta US$1 billón se otorgarán a través del Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros organismos de crédito para poner de pie a la economía global.

Dijo que las instituciones financieras serán reformadas para volverlas más efectivas y transparentes y aseguró que continuará brindándose ayuda a los países más pobres.

La cumbre, además, no escaseó en declaraciones grandilocuentes.

Brown dijo: "Se terminó el viejo Consenso de Washington", en referencia al pensamiento económico que aseguró, durante décadas, que el mercado solucionaría sus correcciones por sí mismo, sin necesidad de intervención estatal.

"Hemos logrado un nuevo consenso de que haremos lo necesario para reestablecer el crecimiento y el empleo, y evitar que una crisis de este tipo se repita nuevamente", dijo Brown.

¿Consenso real?

El corresponsal de BBC Mundo en la cumbre, Julián Miglierini, indicó que el comunicado parece reflejar que hubo consenso y que incluso no se evitaron los temas difíciles, como por ejemplo, la necesidad "urgente" de regulación del sistema financiero global, aspecto en el que insistieron dos de las principales economías de Europa: Francia y Alemania.

Miglierini también destaca el relanzamiento del FMI como órgano crediticio mundial para asistir a las economías en problemas, tanto grandes como pequeñas, asunto que sobre todo fue reclamado por países como Brasil y Argentina.

Por ejemplo, en el comunicado se hizo referencia a los fondos solicitados por México este miércoles.

"Apoyamos la decisión de México de buscar un acuerdo de la Línea de Crédito Flexible (del FMI)", dice el comunicado, en referencia al pedido que hizo el país de financiamiento por hasta US$47.000 millones.

Lea: Los mercados celebran

También, señala el corresponsal, se acordó que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) publique la lista de paraísos fiscales que no cumplen con los requisitos del secreto bancario.

De la misma forma se llegó también a compromisos generales para combatir el cambio climático en la búsqueda de una "economía verde".

Según lo anunciado por Brown el FMI triplicará sus recursos y recibirá US$500.000 millones adicionales a los US$250.000 millones ya comprometidos para este organismo.

También serán puestos a la disposición fondos adicionales para el Banco Mundial y el Foro de Estabilidad Financiera que pasará a llamarse Consejo de Estabilidad Financiera. Éste garantizará la cooperación entre países y establecer un mecanismo de alerta temprana ante eventuales episodios de inestabilidad financiera.

José Antonio Villamil, ex subsecretario de Comercio de EE.UU. durante el gobierno de George Bush padre, dijo a BBC Mundo que lo que se busca es un esquema de control suave.

"Se trata de monitorear continuamente los mercados financieros para que no suceda lo que está pasando hoy en día", dijo.

Lea: ¿Ayudó a los países pobres?

El G-20 acordó también destinar US$250.000 millones para tratar de relanzar el comercio mundial y las exportaciones, en lugar de los US$100.000 millones que se habían planteado en un principio.

Image caption Obama aseguró que la cumbre marca un hito "en la búsqueda de la recuperación económica global".

Obama aplaude respuesta del G-20

Minutos después el presidente de EE.UU., Barack Obama, dio una conferencia de prensa donde afirmó que la cumbre del G-20 ha significado un evento sin predecedentes en los esfuerzos para luchar contra la crisis económica.

"El mundo ha respondido con (...) medidas exhaustivas y coordinadas", aseguró.

"Terminamos una muy productiva cumbre que será, eso creo, un hito en la búsqueda de la recuperación económica global".

Sin embargo, Obama aseguró que no hay garantías de que haya éxito rápido en la medida en que se implementen las iniciativas anunciadas.

También reconoció que parte de los orígenes de la crisis financiera tuvieron su centro en el mercado bursátil estadounidense.

"Es difícil negar que parte del contagio empezó en Wall Street", aseguró Obama, y además afirmó que muchos bancos comerciales y de inversión asumieron "riesgos peligrosos e injustificados" y que muchas instituciones reguladoras estaban "dormidas".

Lea: Un G-20 sin pena ni gloria

En todo caso Obama aseguró que el nuevo gobierno estadounidense está comprometido con la idea de asumir un nuevo liderazgo que se base en el ejemplo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.