Los BRIC quieren mayor poder

Cumbre del G-20
Image caption Los países del BRIC -Brasil, Rusia, India y China- son un componente importante dentro del G-20.

Los llamados países del BRIC -Brasil, Rusia, India y China- llegan a la cumbre del G-20 demandando mayor influencia en el sistema económico mundial, pero ¿qué tanto podrán influir en las decisiones que se tomen?.

El sólo hecho de que las discusiones para buscar una solución a la crisis se estén ventilando en un foro como el G-20 y no sólo en el marco del G-7 -que incluye a los siete países más industrializados- es interpretado como una señal del papel crucial que tienen las naciones emergentes en este momento.

"Ya no se puede ignorar su voz", dijo a BBC Mundo Federico Steinberg, economista en jefe del Real Instituto Elcano de Madrid.

"Estamos en un mundo en el cual si China, India, Brasil y Rusia no participan activamente, cualquier decision que se tome no será legítima desde el punto de vista internacional", agrega.

Razones económicas

Brasil, es uno de los países que más énfasis ha puesto al BRIC

Image caption Brasil, es uno de los países que más énfasis ha puesto al BRIC

Pero no se trata sólo de otorgar legitimidad a las decisiones, destaca Alfredo coutinho, economista jefe para América Latina de la calificadora de riesgo Moody´s, en Pensylvania.

Coutinho destaca que a pesar de que los países del BRIC han sido golpeados por la crisis, existe la posibilidad de que no entren en recesión, como el resto del mundo.

"China aún continúa creciendo a tasas del 6%, Brasil informa de crecimientos por encima del 1% y esto a más de un año de que la economía estadounidense entró en recesión", resalta el analista.

Esto, además de que esas economías no presentan desequilibrios, lleva a Coutinho a plantear que "serán estos países emergentes fuertes los que liderarán la recuperación económica mundial".

Sin embargo, otros economistas han advertido que si la demanda en los países ricos continúa cayendo, China, Brasil y otros países corren el riesgo de sufrir una recesión.

Y aunque las cifras macroeconómicas hablan bien del comportamiento económico de los países del BRIC, en China, veinte millones de personas han perdido sus empleos en los últimos meses, mientras que el Banco Mundial pronostica que la economía rusa se contraerá en un 4,5%.

Lo que es innegable es que "hoy en día estas economías tienen un peso muy importante en la economía y el comercio mundial y sin ellos no hay solución a la crisis, además de que pueden contribuir a sacar de la crisis a los países desarrollados", dice Federico Steinberg.

Los reclamos

Las naciones del BRIC demandan, en primer lugar, que se evite el proteccionismo en los países desarrollados. ¿Qué tanto serán escuchados?, aún es una pregunta abierta.

Image caption China propone dejar el patrón dólar.

De hecho, analistas económicos advierten que muchas de las naciones que componen el G-20 podrían adoptar o están adoptando medidas que podrían considerarse proteccionistas, a pesar de expresar su compromiso con el libre comercio. Un ejemplo, es la cláusula de "compre estadounidense" en el paquete de estímulo fiscal que lanzó recientemente el gobierno de Barack Obama.

Por otra parte, los países del BRIC reclaman una mayor cuota de poder en las decisiones de organismos financieros multilaterales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. En específico piden una reforma del sistema de cuotas y votación.

De hecho, a inicios de marzo de este año, organismos financieros como el Comité de Basilea para la Supervisión Bancaria y el Foro de Estabilidad Financiera expandieron su membresía para incluir a estas naciones.

En un comunicado conjunto emitido días antes de la Cumbre del G-20, los BRIC saludaron la decisión, pero destacaron que se necesita hacer mucho más para garantizar representatividad en los organismos multilaterales.

Pero estos países emergentes también se han pronunciado a favor de que el FMI adopte políticas más flexibles a la hora de prestar dinero. En otras palabras, menos condicionalidades, un punto en el que parece poco probable que obtengan el apoyo de los países ricos.

Los BRIC también se han unido a las voces que reclaman una mayor supervisión de los "hedge funds" y el sistema financiero en general.

En los días previos a la cumbre, China se pronunció además a favor de una nueva moneda mundial que sustituya al dólar. Y unos días después, el presidente de Rusia, Dmitry Medvedev indicó que la cumbre del G-20 debería tratar el tema.

Estados Unidos, por supuesto, rechazó de plano la idea, y aunque cada vez hay más voces que se pronuncian a favor de esta medida, no parece que estará dentro de las prioridades del G-20.

La lista de reclamos de los BRIC no es completamente nueva, pero lo cierto es que la crisis le ha dado un papel prominente a estas naciones y más que en ninguna otra ocasión la cumbre del G-20 muestra que en este momento es difícil ignorar su voz.