Stanford niega irregularidades

Sede del Grupo Stanford en Caracas
Image caption Stanford está acusado de orquestar un fraude de US$8.000 millones.

Vestido con camisa blanca y a veces a punto de llorar, el magnate texano Robert Allen Stanford negó haber cometido algún fraude.

Stanford y sus firmas están acusados de orquestar un fraude de US$8.000 millones que ha tenido un fuerte impacto en América Latina.

Se le acusa de montar un esquema piramidal conocido como Ponzi. Es decir, que utilizaban el dinero de inversores nuevos para pagar a los viejos.

Sin embargo, Stanford aseguró que "siempre he tenido los activos para soportar todo" en una entrevista concedida a la cadena estadounidense ABC.

"Si fuera un esquema Ponzi, ¿cómo es que (las autoridades) encuentran miles de millones de dólares en todos sitios", afirmó y añadió que "me moriría e iría al infierno si fuera un esquema Ponzi".

Vea también: Congelan activos de Stanford

Carteles mexicanos

El empresario negó también haber blanqueado dinero proveniente de los carteles de droga mexicanos.

"No lo haría aunque alguien pusiera una pistola en mi cabeza", dijo y amenazó con golpear al periodista si repetía esas insinuaciones.

Según el corresponsal de la BBC en Washington, Kevin Connolly, resultó especialmente curioso que afirmara haber llevado una vida frugal a pesar de que fue propietario de un castillo y de una isla.

La Comisión de Valores estadounidense (SEC) congeló todos sus bienes tras acusarle de fraude y se espera que pronto deba de responder a acusaciones criminales.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.