Chávez y Correa miran a Guayaquil

Los presidentes de Venezuela y Ecuador, Hugo Chávez y Rafael Correa.
Image caption El pozo de Puná representaría un avance concreto en la cooperación bilateral de ambas naciones.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, llegó este sábado a Ecuador con la intención de avanzar en planes energéticos bilaterales.

Venezuela y Ecuador planean desarrollar un gran proyecto gasífero en el golfo de Guayaquil, donde la petrolera estatal venezolana PDVSA prevé encontrar un importante yacimiento.

La compañía venezolana cuenta con una planta de sondeo de reservas de gas instalada en la Isla Puná, en el golfo de Guayaquil. Según la Agencia Bolivariana de Noticias, se espera hallar allí 20 millones de metros cúbicos, que servirían para dar electricidad a toda la isla.

Chávez y el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, planeaban supervisar el inicio de las operaciones este sábado a través de una videoconferencia.

Finalmente, ésta no pudo llevarse a cabo por la irrupción de un grupo en las instalaciones de la isla, algo que Correa consideró como un boicot.

"Hay gente que quiere hacer fracasar el futuro del país", dijo.

El presidente ecuatoriano acusó a "grupos minoritarios" de intentar desestabilizar a su gobierno y señaló especialmente a algunos medios opositores que, en su opinión, se dedicaban a "regar y propalar falsos rumores".

Según dijo, estos medios habían culpado a las actividades de la planta de la suspensión de la pesca en la costa.

"Es una guerra"

"A nosotros nos tumbaron las torres, nos sabotearon los barcos, los puertos... Es una guerra en verdad", dijo Chávez en apoyo a las palabras de su homólogo.

Según él, "grandes intereses imperialistas no quieren que esto funcione, quieren que fracasemos y van a hacer todo lo posible para que fracasen nuestros esfuerzos".

La corresponsal de BBC Mundo en Venezuela, Yolanda Valery, recordó que Chávez y Correa han encontrado en el discurso anti imperialista uno de sus principales puntos de coincidencia.

Sin embargo, observadores apuntan a que Correa ha mantenido una cierta distancia con respecto al líder venezolano. Esto se expresa en hechos como el que hasta ahora su país sólo haya participado como observador en la Alternativa Bolivariana para las Américas, el proyecto de integración promovido por Venezuela.

No obstante los dos países mantienen una serie de proyectos bilaterales. El pozo de Puná representaría un avance concreto en la cooperación bilateral en un área fundamental para ambas naciones, recordó Valery.

Entre los acuerdos bilaterales también está la construcción de una refinería en la costa ecuatoriana con capacidad para procesar unos 300 mil barriles diarios de crudo.

Estas reuniones citas se enmarcan en un calendario de encuentros trimestrales que el mandatario venezolano ha establecido con sus pares suramericanos y por el cual viajó a Argentina la semana pasada.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.