Obama pide “un sacrificio” por GM

Trabajadores de OPEL/General Motors
Image caption La Casa Blanca admitió que el vencimiento del plazo para la bancarrota "está cerca".

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se refirió este miércoles a la posible bancarrota de General Motors (GM) y consideró que "los trabajadores, directivos, deudores y acreedores deben hacer un sacrificio" para lograr que la empresa automotriz siga funcionando.

El vocero de la Casa Blanca, Robert Gibbs, hizo pública la posición del mandatario después de que la firma fracasara en el intento por lograr que los acreedores acepten el plan de rescate propuesto.

Gibbs, sin embargo, aclaró que el gobierno de EE.UU. no formula ningún juicio sobre la negativa de los acreedores a aceptar el 10% de las acciones de GM como pago de una deuda de 27.000 millones de dólares.

El portavoz de la Casa Blanca admitió que "el vencimiento de los plazos está cerca", pero aclaró que "aún no ha llegado."

GM debe lograr un acuerdo con sus acreedores antes del 31 de mayo; si no alcanza esa meta, la compañía deberá seguir un proceso de bancarrota controlado por el Estado, como ya sucedió con Chrysler.

Trabajadores preocupados

La respuesta adversa de los acreedores genera preocupación en el cuarto de millón de personas que trabaja en el mundo para el gigante automotriz, apunta el analista de la BBC, Alex Ritson.

Como parte del proceso de reestructuración, la empresa logró un acuerdo provisional con la Unión de Trabajadores de la Industria Automotriz (UAW por sus siglas en inglés).

Ese entendimiento incluye cambios en los contratos de los empleados, reformas en el financiamiento de US$20.000 millones del fondo de pensiones y otras concesiones destinadas a reducir los costos de mano de obra.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.