'No podemos estar de brazos cruzados'

Ojo
Image caption Las descargas de internet constituyen el principal foco de atención de la industria en la lucha contra la piratería.

¿Es válido desconectar a usuarios de internet que comparten archivos en la red? ¿Se deben adoptar legislaciones para forzar a los proveedores de servicios de internet a revelar información sobre los internautas que cargan y descargan músicas y películas?

Éstas son algunas de las preguntas claves que se debaten a propósito de la estrategia adoptada en algunos países de forzar a las empresas proveedoras a tomar medidas contra los usuarios. El plan ha sido promovido activamente por la industria del entretenimiento.

BBC Mundo conversó con Raúl Vázquez, director regional para América Latina de la Federación Internacional de la Industria Discográfica, sobre las respuestas que está dando ese sector al problema de la pirateria en la red.

¿Qué tan serio es en la actualidad el problema de la piratería en la internet para la industria discográfica?

Yo creo que el lugar para empezar es por algunos números para dar una idea de la dimensión del problema. En México, según un estudio que hemos hecho, se bajaron el año pasado cerca de 4 mil millones de canciones ilegalmente.

Un año y medio atrás, hicimos el mismo estudio en Brasil y arrojó un número de casi 2 mil millones. Estudios similares en Argentina muestran un número de 600 millones, en Chile casi 400 millones y en Colombia 200 millones.

Entonces, estamos hablando de cerca de 8 mil millones de canciones que se están bajando ilegalmente en la región todos los años.

Es una cantidad tan grande que es muy difícil que las compañías compitan con esta competencia desleal.

En algunos países, por ejemplo en Suecia y en Francia, se han aprobado legislaciones para obligar a los proveedores de servicios de internet a tomar medidas contra el usuario. ¿Qué hace pensar a la industria que estrategias como éstas van a dar resultados?

Lo primero es que no podemos quedarnos de brazos cruzados y esperar que esto desaparezca solo. Tenemos que buscar todo tipo de medidas y ver qué funciona.

Hasta ahora sabemos que hay algunas medidas que han tenido algún impacto. Por ejemplo, la campaña de demandar a individuos que estaban intercambiando archivos en Estados Unidos sirvió para tratar de, por lo menos, reprimir el crecimiento de archivos piratas.

¿Por qué llegamos a esta estrategia de involucrar a los proveedores de servicios? Bueno, porque es una cosa bastante lógica porque realmente los archivos pasan por ese caño. Si podemos de alguna manera instalar un sistema que pueda filtrar esos archivos e impedir que se intercambien va a ser la manera más fácil de impedir que se siga pirateando.

Pero en algunos países, incluyendo aquí en Gran Bretaña, algunas empresas servidoras han dicho que colocarlas en la posición de convertirse en policías de la red es poco práctico e irrazonable

Yo creo que los comentarios que estamos escuchando de los proveedores se basan en una necesidad de atender las campañas de mercado que tienen para vender sus servicios, especialmente de banda ancha.

Obviamente, uno de los atractivos de la banda ancha es que el usuario puede bajar canciones y películas, la mayoría de ellas de sitios piratas. En verdad, no pueden negar que están contribuyendo a esta ilegalidad porque están poniendo a la disposición una herramienta para que esto ocurra.

Y segundo, ellos también saben que gran parte de su capacidad está siendo ocupada por este intercambio de archivo, que les impide usar esa capacidad para otra cosa y eventualmente eso se les va a convertir en un dolor de cabeza.

Por otra parte, parecería una tarea gigantesca que los proveedores de internet vayan a perseguir a individuos que están intercambiando archivos.

Los números de archivos son enormes, pero la cantidad de gente que lo está haciendo es mucho menor. Entonces, se puede hacer, primero porque se pueden utilizar filtros y es un proceso automático. No es un proceso que implique enormes horas de trabajo.

En segundo lugar, se podría hacer a través de un sistema de prevención donde de cierta manera se está educando al usuario.

Esta es la base del programa que hemos llamado de respuesta graduada, en el que después de identificado un usuario que está intercambiando archivos se alerta al proveedor de servicios de internet y el proveedor puede notificar por correo electrónico a ese usuario.

Si sigue ocurriendo eso, se envía una carta y en tercera instancia se debe tomar alguna medida como suspensión de la cuenta por un tiempo o algún tipo de bloqueo para que no pueda continuar con esa actividad.

Ahora, grupos de defensa de los derechos civiles señalan que esto constituye una mayor vigilancia e intervención en la privacidad de la gente.

No veo como puede ocurrir esto porque la industria no está pidiendo que el proveedor revele la información del usuario.

Lo que nosotros estamos diciendo es, señores, podemos identificar a estas personas que están intercambiando archivos porque están dejando sus computadores abiertos al mundo. Entonces, podemos identificar una dirección de internet, esa dirección se la damos al proveedor y éste es el que toma la medida de identificar al usuario.

El proveedor ya tiene esa información. Entonces, ese punto, la verdad que no lo veo válido.

Grupos de consumidores también han advertido que se pueden dar casos en los que se castigue a las personas equivocadas, porque un individuo ha bajado material usando la señal de un usuario en particular. Y aquí en Gran Bretaña ya ha pasado eso.

Ésa es más una excepción que la regla y ningún sistema es perfecto.

Hay muchos de esos casos en los que la persona que controla la cuenta no es la que intercambia archivo. Es el caso de los padres que pagan, pero los chicos son los que hacen eso. Lamentablemente tienen que hacerse responsables.

También, puede ocurrir que la cuenta sea utilizada por una persona no identificada porque el usuario tiene un sistema inalámbrico y no ha restringido el acceso a ese sistema a través de una contraseña.

A lo mejor esto va a servir para ayudar a esas personas a que se den cuenta de que tienen que instalar un sistema de contraseñas para impedir que alguien utilice su conexión para bajar archivos y para que no estén expuestos a que le roben información.

¿Qué tan viable es aplicar esta estrategia de promover legislaciones como éstas en A. Latina?

Excepto en México, nosotros no estamos promoviendo proyectos de ley en los países de A. Latina porque las legislaciones en sí son bastante buenas y ya incluyen la co-responsabilidad de los proveedores de servicios.

Lo que sí tenemos que promover es acuerdos para que se puedan implementar, para que en la práctica se puedan impedir estos intercambios.

Para esto hemos contactado en toda la región a los mayores proveedores y le hemos pedido ayuda directa. En países donde no hemos tenido ningún eco, hemos pedido, entonces, al gobierno que nos ayude a crear mesas de trabajo junto con los proveedores para ver si podemos encontrar soluciones conjuntas.

Eso está progresando. Ya tenemos mesas de trabajo en México, en Brasil y en Uruguay.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.