El "auto gigante" en manos de China

Hummer
Image caption Para GM, se trata de una renuncia casi obligada por su necesidad de reducir negocio.

El Hummer, símbolo estadounidense de camioneta de gran tamaño y consumo, pasará a ser china. General Motors (GM) acordó con la compañía Tengzhong la venta de la marca, aunque se desconoce el precio de la operación.

Tengzhong Heavy Industrial Machinery, una empresa de la región china de Sichuan, nunca ha producido un auto, pero de repente tendrá en sus manos un gigante -literalmente- de la industria automotriz.

GM deja la camioneta en manos de la compañía china tras verse obligada por la necesidad de reducir costos y concentrarse en autos más económicos con el objetivo de salir de la bancarrota.

También es un primer paso para la reconversión de GM en una compañía con menos marcas.

GM confía en poder recabar más de US$500 millones por la venta de este auto con aspecto de tanque. Sin embargo, las previsiones de los analistas descartan un acuerdo por más de US$100 millones.

La automotriz estadounidense dijo que Tengzhong se comprometió a mantener los 3.000 puestos de trabajo de Hummer en EE.UU., que se seguirá fabricando en este país.

"La marca Hummer es sinónimo de aventura, libertad y alegría", dijo Yang Yi, director ejecutivo de Tengzhong, en una declaración publicada por la empresa china. "Pensamos mantener esa herencia invirtiendo en el negocio, permitiendo la innovación y el crecimiento de Hummer en nuevas y emocionantes formas, manteniendo su actual equipo directivo".

Tengzhong tiene intención de desarrollar un modelo de Hummer que sea más eficiente energéticamente.

Fracaso de un modelo

Hummer es un vehículo de origen militar que se hizo enormemente popular entre la población estadounidense desde su lanzamiento en 1999, pero cuyas ventas cayeron en un 50% el año pasado.

Su elevado consumo de combustible y una estética militar pasada de moda fueron algunas de las causas de su pérdida de popularidad.

Como recordó el editor de la BBC en América, Charles Scanlon, su venta es además el símbolo del fracaso de la industria automotriz de EE.UU.

Image caption Con la subida del precio del crudo, los "traga-combustibles" dejaron de ser una opción atractiva.

Carlos Chirinos, corresponsal de BBC Mundo en Washington, explicó que la estrategia de GM fue concentrarse en la producción de los vehículos rústicos y camionetas de gran tamaño y gran consumo.

En la última década la empresa invirtió en la ampliación de plantas para la producción de ese tipo de autos, que para principios de 2008 representaban más de la mitad de sus ventas totales y que de paso eran los que les dejaban más ganancias.

Pero el 2008 trajo el aumento del barril del precio del petróleo hasta los US$150 y de pronto los "traga-combustibles", favoritos de los estadounidenses, dejaron de ser una opción atractiva.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.