El Papa pide reforma al sistema financiero

Papa Benedicto XVI
Image caption La misiva enviada por el papa Benedicto XVI será presentada a los líderes de los países del G8.

Este sábado, el papa Benedicto XVI exhortó a los líderes del Grupo de los Ocho (G8) a reformar el sistema financiero y a tomar medidas "éticas" ante la crisis económica, en una carta enviada a Silvio Berlusconi, jefe de Estado italiano y presidente de turno de la cumbre.

El Papa exhortó a definir "un equitativo sistema comercial internacional", a "reformar la arquitectura financiera internacional" y a "evitar la especulación crediticia", además de "garantizar créditos públicos y privados para la producción y el trabajo".

"Pido a los países miembros del G8 y a los demás jefes de Estado y de Gobierno presentes del mundo entero que mantengan y refuercen la ayuda al desarrollo, sobre todo aquella dirigida a valorar 'los recursos humanos'", escribió Benedicto XVI en la misiva divulgada por la oficina de prensa de la Santa Sede.

"A los ilustres participantes al encuentro del G8, me urge recordar que la medida de la eficacia técnica de las iniciativas a adoptar para salir de la crisis coincide con la medida de su valor ético", indicó.

El jefe de la Iglesia Católica consideró que entre esas medidas deben estar la "efectiva creación de puestos de trabajo para todos".

No sólo economía

En la misiva, de tres páginas y en italiano, el Pontífice también solicitó que no sea sólo la economía el tema principal, sino que se dé un vistazo a temas como la paz mundial, la seguridad y el desarme.

Además pidió que se atiendan los planes de ayuda internacional, especialmente a favor de África y los países menos desarrollados económicamente "con la misma fuerza con la que Juan Pablo II pidió la condonación de la deuda externa".

El corresponsal de la BBC en Roma, David Willey, recordó que Italia ha reducido drásticamente su presupuesto de ayuda al extranjero en un 56% en el último año.

Los líderes de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Italia, Japón y Rusia -ocho grandes potencias económicas- estarán reunidos del 8 al 10 de julio en la ciudad de L'Aquila en Italia, para tratar el tema de la crisis económica y financiera mundial.

El Papa aplaudió la iniciativa de Berlusconi de llevar a cabo la cumbre en una ciudad gravemente afectada por el terremoto. Es un gesto que podría servir de ejemplo sobre cómo abordar los problemas de pobreza y desarrollo a escala mundial, aseguró Willey .

En la cumbre también estarán presentes los líderes de países de economías emergentes (G5) como China, México y Brasil. El Papa elogió esta ampliación de la cumbre a más naciones llamándolo un "importante y significativo progreso".

Una copia de ésta, su tercera encíclica titulada "Cáritas in veritates", será presentada el 7 de julio, en la víspera del comienzo de la cumbre del G8 y distribuida en diferentes lenguas a los cerca de 40 jefes de Estado y de Gobierno que estarán presentes.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.