México busca petróleo en lo profundo

Estación petrolera en el Golfo de México.
Image caption Las reservas probadas del país son actualmente de 10.400 millones de barriles.

Las esperanzas de recuperar la cuota petrolera de México tienen fecha: 2015, cuando se concrete la explotación de los primeros yacimientos en aguas profundas donde las autoridades estiman que hay, junto con otras cuencas, 54.000 millones de barriles de crudo.

Esta cantidad representa cinco veces las reservas probadas del país, que actualmente son de 10.400 millones de barriles.

El director de Pemex Exploración, Carlos Morales Gil, le dijo a BBC Mundo que estos depósitos compensarán el declive del campo marino de Cantarell, el más grande del mundo en su tipo.

La caída de este yacimiento provocó que la producción de México cayera 21% en cinco años, según datos oficiales.

Hasta ahora se ha localizado un yacimiento de gas, Lakach, que empezará a producir en 2013 y dos años después se estima concretar la extracción de crudo en la zona, dijo el funcionario.

Las estimaciones de México son superiores a los hallazgos en otros países de Latinoamérica como Brasil, que recientemente localizó un campo petrolero donde habría 33.000 millones de barriles de crudo.

Nueva estrategia

Durante 12 años, el gobierno mexicano suspendió la exploración petrolera, a pesar que sabía de reservas importantes, reconoció Morales Gil.

Entre 1990 y 2002 la producción se concentró en los pozos del sureste de México y en Cantarell, que tuvo su nivel más alto de producción en 2004.

Esta decisión tuvo altos costos para el país, dijeron analistas.

Esta estrategia fue desechada a partir de 2003, cuando el gobierno mexicano reinició la exploración de nuevos yacimientos, dijo Morales Gil.

"Es un hecho que no debió haber ocurrido pero sucedió, y ahora debemos enfrentar la realidad. El sustento de una empresa petrolera es darle continuidad a los descubrimientos; si no se explora no se encuentra".

Aguas profundas

Este año, Petróleos Mexicanos (Pemex), el organismo responsable de explotar los hidrocarburos del país, asignó US$2.500 millones a la exploración de yacimientos de gas y crudo, especialmente en aguas profundas del Golfo de México.

De acuerdo con sus estimaciones, allí se encuentra la mayor parte de los recursos probables.

En esa zona habría unos 30.000 millones de barriles de petróleo, explicó Morales Gil, mientras que en cuencas del sureste, tanto en tierra como en aguas someras (de poca profundidad) se estiman 18.000 millones de barriles más.

El resto se concentra en cuencas menores en la zona del Istmo de Tehuantepec y en Tampico, en el sur y norte de México respectivamente.

"Son recursos prospectivos que andamos buscando, inferimos que están allí por información sísmica y estadística, pero los tenemos que encontrar", reconoció el funcionario.

La competencia

Image caption En la zona del Golfo de México habría unos 30.000 millones de barriles de petróleo, calculan.

Uno de los problemas que enfrenta Pemex para acceder a los nuevos recursos en el Golfo de México es la falta de tecnología para localizarlos, dijo Morales Gil.

"Aguas profundas se le llama de 500 metros hacia abajo, pero puede haber zonas hasta en los 3.000 metros. Y a partir de allí hay que empezar a perforar la roca”, explicó el funcionario.

Pemex no tiene equipo para hacerlo y por eso recurre a las pocas empresas del mundo que cuentan con esa tecnología.

Una de estas empresas es Petrobras, de Brasil, que ha logrado perforaciones a partir de 1.800 metros de profundidad, y que realiza exploraciones en las aguas territoriales de Cuba.

Petróleos Mexicanos, reconoce Morales Gil, tiene el tiempo en contra. "Para explotar el crudo en 2015 necesitamos descubrirlo en 2010, y si no todo se retrasa".

Esto es una desventaja, le dijo a BBC Mundo Fabio Barbosa, del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, quien recordó que desde hace varios años compañías de Estados Unidos extraen gas y petróleo de aguas profundas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.